Denuncian una nueva oleada de robos en las zonas rurales de la Vega Baja

0
12
   Asimismo, en el almacén de Pamies se han llevado el motor de riego y todo el gasóleo que han encontrado, además del peligro de dejar la explotación abierta toda la noche con lo que quedaba dentro. Para un agricultor “tanto el gasóleo como la infraestructura de riego forman parte del sustento necesario para seguir adelante con las cosechas”, apunta Pamies. “Si nos roban eso, perdemos gran parte de nuestra inversión y tenemos que comenzar de cero”, explica. Todo ello provoca una fuerte sensación de inseguridad en la zona.
 
   En este sentido, el secretario comarcal de LA UNIÓ en la Vega Baja considera que “podrían ser varias personas y pueden estar organizadas por su manera de trabajar, puesto que abren las vallas y puertas por varios sitios para poder escapar en caso de ser descubiertos”.
 
   Como viene siendo habitual, la situación económica ha intensificado todo tipo de robos. Así, “los agricultores están desprotegidos”, pero el problema “no es solamente lo que roban, sino los daños que provocan con estos actos vandálicos. Daños que pueden alcanzar el desembolso de más de 3.000 euros arreglando puertas, vallas, tejados, etc.”, asevera.
 
   Ante estos hechos, LA UNIÓ ha mantenido una primera reunión de urgencia con el teniente de la Guardia Civil de la Comandancia de Callosa del Segura quien aconseja a LA UNIÓ “que avise a los agricultores para que se habitúen a tener siempre a mano el número de serie de toda la maquinaria agrícola y de riego”, así como “las referencias concretas de la maquinaria y alguna foto”. Del mismo modo, “sería conveniente que los sacos de abono llevaran el sello y el teléfono de la explotación a la que pertenece”. Todos estos datos son fundamentales en el momento de poner la denuncia “puesto que ayudan en la recuperación del material sustraído”, explica.
   Por todo ello, LA UNIÓ alerta a los agricultores y vecinos de esta situación y les anima a denunciar cuando se produzcan actos delictivos en sus parcelas para que la Guardia Civil y Policía tengan constancia de los robos. No obstante, “sabemos que algunos de los perjudicados no quieren denunciar porque no es sencillo y pierden mucho tiempo con los papeles de las denuncias y se quedan con la sensación de que no sirve para mucho”, afirma Pamies.
 
   LA UNIÓ solicita que se intensifique la vigilancia policial, puesto que es un modo de intimidar a los ladrones y hacer que desistan de robar en las zonas rurales, porque ponen en peligro el trabajo y el modo de vida de muchos agricultores y vecinos del la Vega Baja.