La Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Murcia está trabajando en medidas para derivar el agua de las ramblas y cauces del entorno del Mar Menor y evitar que las aguas pluviales lleguen a la laguna salada y puedan ser reutilizadas por los regantes .

La principal actuación consiste en la creación de cauces artificiales, que parten de las ramblas públicas, que recogerán los caudales de agua procedentes de las escorrentías en los episodios de lluvia intensa, para depositarlos en las balsas de las comunidades de regantes de la zona. Esta fórmula evitaría de esta manera que los arrastres y sedimentos que incluyen los torrentes de agua fuesen a parar al lecho marino del Mar Menor, evitando que afecte al medio ambiente, a la vez que se reutiliza el agua para el regadío.

Estas medidas sobre ramblas y cauces son fruto de un estudio realizado por la Consejería para proponer actuaciones que eviten que las escorrentías de lluvia acaben en este espacio protegido

El consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, Miguel Ángel del Amor, hizo referencia  a este estudio en la Inauguración de las ‘VII Jornada agua y sostenibilidad. Una mirada global sobre el Mar Menor’, organizada por la Universidad de Murcia, y destacó que “infraestructuras como ésta será pionera en el empleo de nuevos y novedosos sistemas, al mismo tiempo que contribuye a conservar y proteger el medio ambiente y conseguir una mayor eficiencia de los recursos hídricos disponibles”

De igual forma, el consejero hizo hincapié en que “estamos en un momento en el que hay que aunar esfuerzos, sumar conocimientos y buscar soluciones para compatibilidad la protección al medio ambiente y la actividad agrícola”; y recordó asimismo que la Comunidad continúa trabajando, junto a la Confederación Hidrográfica del Segura, en la aplicación de las medidas del Plan Vertido Cero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here