Desde 2013 el precio de los vinos tintos de mesa han caído un 38% y los blancos, un 58%

0
2

       La Unión de Uniones considera que no se dan circunstancias en el mercado para mantener la depresión de precios del vino que se arrastra desde el mes de julio pasado. Las estadísticas del FEGA de existencias a 31 de ese mes, "hechas públicas con cuatro meses de retraso, han aportado el dato de 33,2 millones de hl. de vino almacenado en aquella fecha, de los cuales 10,6 eran vinos sin Denominación de Origen ni Indicación Geográfica Protegida. Se trata de unas existencias superiores a las de 2013 y 2012 en esa misma fecha, pero no extraordinarias, ya que se situaban por debajo de las de 2009 (34,3 Mill. Hl.) y 2010 (35,1 Mill. Hl.) y similares a las de 2011 (32,9 Mill. Hl.)". 

     Por otro lado, la producción española de 2014, según las últimas estimaciones del Ministerio, datadas en el mes de septiembre, se cifra en unos 39,5 millones de hectólitros de vino más mosto, "que si bien es una buena cosecha, supone una reducción del 26% de la anterior", como recuerda la organización agraria.

    En base a los datos de la Organización Internacional del Vino, la cosecha española -en general de excelente calidad- viene, además, acompañada por una disminución  del 6% de la producción mundial, que se sitúa en los 271 millones de hectólitros y de un ligero incremento del consumo mundial que alcanzaría los 243 millones de hectólitros.

Una posición de dominio de las grandes bodegas

       Por ello, la Unión de Uniones concluye que a la vista de los anteriores datos" los actuales precios del vino siguen la inercia negativa provocada -como denunció la organización- por el anuncio por parte del Ministerio de una destilación obligatoria penalizante".

      Asimismo, considera que "esta inercia ha sido aprovechada para marcar la tendencia de mercado por las grandes bodegas, cuya posición de dominio no es capaz de ser enfrentada por un sector productor y cooperativo con importantes carencias organizativas y comerciales y favorecidas  por la ausencia de transparencia de los mercados y la desinformación que provoca la publicación de los datos oficiales con varios meses de retraso".

      La organización reclama del Ministerio de Agricultura que con los medios técnicos e informáticos disponibles se dote de una mayor agilidad a las estadísticas oficiales, "al objeto de que el sector pueda regularse sobre un conocimiento realista de la situación de campaña".

Se debe hacer cumplir la Ley de Mejora de la Calidad Alimentaria

      Además, la Unión de Uniones considera que para contrarrestar la posición dominante de las grandes bodegas, "contraria a la competencia libre, es indispensable un desarrollo y aplicación decidida de la Ley de Mejora de la Cadena Alimentaria".

      Igualmente la organización ve necesaria una apuesta clara del Gobierno y las Autonomías para priorizar en las medidas de inversión, promoción y comercialización del Plan de apoyo vitivinícola y de los Planes de Desarrollo Rural al sector productor cooperativo y las bodegas "para que, mediante relaciones contractuales estables con los productores, contribuyan al funcionamiento equilibrado de los mercados".