Una red que se dedicaba a cazar de forma furtiva con vehículos a motor y galgos durante la noche en zonas agrícolas cultivadas en Castrillo de Duero (Valladolid) ha sido desmantelada por el Seprona de Peñafiel, tras las denuncias de los afectados por los daños en sus tierras de labranza.

La Guardia civil comenzó sus investigaciones a mediados del pasado mes de octubre, cuando tuvo conocimiento mediante denuncias recibidas en el puesto, en la que los afectados reflejaban los daños que les causaban en sus tierras de labranza, durante las noches, al circular con vehículos a motor por ellas.

La Guardia Civil inició el dispositivo de vigilancia a fin de localizar e identificar a los autores de los daños, dando como resultado de los causantes y sancionar dichas conductas, dando como resultado la localización de seis personas en distintas fechas, efectuando dichas prácticas cinegéticas prohibidas, en tierras de labranza del Coto de Caza de Castrillo de Duero, ninguno de ellos pertenecía al coto de caza en el que fueron interceptados por el Seprona.

El modus operandi con el que cometían los daños y la caza furtiva, circulaban por las tierras sembradas, transportando en la parte trasera perros de raza galgos, procediendo a soltarlos desde los vehículos en marcha, cuando observaban liebres para su captura.

Estos hechos habían producido un profundo malestar tanto a los perjudicados, como a los propios cazadores de la zona. Especialmente porque no es la primera vez que sucede, ya que en enero de 2015 ya se produjeron unos incidentes muy similares en la misma comarca de Peñafiel.

El Seprona de Peñafiel ha realizado 27 actas-denuncias por infracciones tipificadas en la Ley 4/96 de 12 de junio, de Caza de Castilla y León, Ley 5/97 de 24 de abril, de Protección de Animales de Compañía de Castilla y León, y a la Ley 8/2003, de 24 de abril, sobre Sanidad Animal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here