Destruyen 2.500 palmeras al no poder asumir el tratamiento contra el picudo

0
7

   Las sanciones además, informa Villanueva, oscilan entre los 120.000 euros y los tres millones de euros.

   La situación es "insostenible", asevera, y critica que la legislación sea tan "drástica" con los productores mientras permite la "falta de control" de los ejemplares propiedad de particulares o plantados en espacios públicos.

   A los gastos por el coste del tratamiento para la prevención del contagio de la explotación de palmeras canarias hay que sumar las pérdidas del volumen de negocio de los últimos años por la crisis y la reducción de las exportaciones, explica Villanueva.

   El 8 por ciento de la producción de plantas de la empresa valenciana se destina a la exportación, principalmente a Catar, la Unión Europea y Montenegro.

   Pero en el último año la empresa sólo ha realizado un envío de nueve contenedores a Catar y ha reducido considerablemente su volumen de negocio por la falta de demanda de ejemplares decorativos, sobre todo para rotondas y otros espacios públicos, asegura el gerente.

   Una máquina de gran tonelaje ha iniciado hoy los trabajos para la destrucción de 2.500 plantas de palmera canaria en suelo de los 3.000 ejemplares que la firma cultiva en una parcela de cien mil metros cuadrados, ubicada en la Partida de l’Arrif, en el término municipal de Sagunto.

   Solo se "salvarán" los 500 ejemplares de esta variedad que cultivan en contenedores.

   Villanueva asegura que, "de momento", la empresa va a intentar seguir manteniendo la explotación, donde cultiva otras 5.500 plantas de diferentes variedades de palmeras.

   Pero advierte que su situación y la del sector es "asfixiante", por lo que pide a la Administración "soluciones" al problema.

   Entre ellas, reclama un mayor control de las plantas propiedad de particulares y las ubicadas en espacios públicos, germen, asegura, de la contaminación de muchas de las grandes plantaciones.

   Las sanciones y medidas preventivas, defiende Villanueva, "deben ser aplicadas a todos por igual", y critica que los productores estén asumiendo el coste del tratamiento y control de esta plaga.