La Guardia Civil ha detenido al propietario de un punto de compraventa de aceitunas de Villalba de los Barros (Badajoz) por haber recepcionado supuestamente de forma ilegal más de 81 toneladas de aceitunas sustraídas y por otro delito de falsedad documental.

La actuación se ha desarrollado en el marco de la operación “Pico Limón”, dentro del plan de lucha contra las sustracciones en las explotaciones agrícolas, ha informado este miércoles 1 la Guardia Civil en un comunicado.

El Equipo Roca de la Guardia Civil de Llerena detectó que en dicho establecimiento de compraventa se estaban llevando a cabo entregas ilícitas de mercancías.

Los 800 kilos que descargaron dos vecinos de Almendralejo habían sido sustraídas en una finca de Berlanga

Los dispositivos de vigilancia dieron sus frutos el 20 de enero, cuando los agentes observaron en ese punto que los ocupantes de un vehículo, personas con numerosos antecedentes por hurto de aceitunas, descargaban el fruto que portaban.

Una vez finalizada la descarga, antes de salir del establecimiento, se procedió a la identificación e inspección de la trazabilidad del fruto que acababan de descargar.

Con evidentes síntomas de nerviosismo, mostraron un documento que les había entregado el dueño del establecimiento, según manifestaron a los agentes, para que pudieran transportar aceitunas y no se las interviniera la Guardia Civil, explica el comunicado.

A requerimiento del Equipo Roca, el titular del establecimiento entregó un documento de trazabilidad y la documentación de la carga que acababan de descargar, en el cual se puede observar que los datos que figuran no se corresponde con la realidad.

Tras la información y las inspecciones oculares llevadas a cabo en los lugares donde se habían llevado a cabo hurtos de aceitunas, se pudo averiguar que los 800 kilos que descargaron los dos identificados, vecinos de Almendralejo, habían sido sustraídas de una explotación agrícola de Berlanga, por lo que les instruyó diligencias como investigados.

Posteriormente, y tras el laborioso análisis de toda la documentación del punto de compraventa, con más de 500 entradas, se llegó a la conclusión que el titular pudo recepcionar ilícitamente 81.000 kilogramos de aceituna a lo largo de la presente campaña, con un valor aproximado de 40.500 euros.

El modus operandi del titular del punto de compraventa consistía en recibir mercancía sin ninguna acreditación de procedencia o con documentación falsa extendida por él, todo ello para salvar el control o la inspección que lleva a cabo la Guardia Civil durante el transporte y entrega de la aceituna.

Esta documentación la entregaba a clientes seleccionados, en la que hacia constar en el apartado de propietario una finca que tenía presuntamente alquilada a nombre de su empresa, en la que no quedaba aceituna.

También les cumplimentaba los datos con el nombre de su empresa, en los apartados de establecimientos y pesaje, con lo que se aseguraba que toda la aceituna que recolectasen en cualquier finca tuviera que ser trasladada y descargada en su empresa.

Las diligencias junto con el detenido y las dos personas investigadas han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción de Llerena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here