Diciembre “sienta mal” a los precios del aceite de oliva, que siguen cayendo

0
20

EFE.- Son muchos los operadores oleícolas que muestran su sorpresa porque las bajas cantidades de producción este año "no cuadran" con los movimientos a la baja del precio del aceite de oliva -también para los de orujo-, por lo que están decididos a no precipitarse en las ventas hasta que el mercado reaccione y los valores reboten.

De momento, pocas operaciones y, las efectuadas, a la baja.

El Sistema de Información de Precios en Origen (POOLred) recoge del 1 al 7 de diciembre tan sólo 16 operaciones de compraventa entre almazaras y entidades comercializadoras, con un volumen de 1.242 toneladas, un 65,30 % menos respecto a la semana anterior.

Caen las cotizaciones de vírgenes extra (-5,68 % y 2,31 euros/kg), vírgenes (-3,83 % y 2,20 euros/kg) y lampantes (-2,58 % y 2,11 euros/kg), mientras que no ofrece valores para los aceites de calidad inferior -el último registro marcó 1,99 euros/kg-.

Entre el 7 de noviembre y hoy se han registrado en este sistema 223 operaciones por 16.332 toneladas -volumen en un 5,04 % inferior al mes anterior- con descensos en el precio de casi todas las categorías (-0,98 % los vírgenes extra; -4,74 % los vírgenes y -5,44 % los lampantes), excepto para los aceites de calidad inferior, cuya cotización se disparó un 42,21 % y alcanza 1,92 euros/kg.

Según la información del sistema POOL, el precio medio de contado del aceite para el día 5 de diciembre fue de 2.153,67 euros/t.

El Ministerio de Agricultura apunta, entre el 26 de noviembre y el 2 de diciembre, devaluaciones para el oliva virgen (-1,34 % y 229,72 euros/100 kg), lampante (-1,62 % y 223,49 euros) y orujo crudo (-2,88 % 117,78 euros/100 kg), mientras que se mantiene el aceite de girasol refinado (+0,12 % y 105,04 euros/100 kg).

En el caso del virgen extra, destacan las caídas en Jaén, Tarragona y Málaga, donde se devalúa 7,23; 6 y 5,50 euros/100 kg, respectivamente, según estos datos oficiales.

Por su parte, del 29 de noviembre al 5 de diciembre se han negociado 3.775 toneladas de aceite de oliva lampante en el Mercado de Futuros (MFAO), con operaciones para todos los vencimientos, si bien los meses más activos han sido septiembre y julio de 2013, que se saldaron con 1.011 y 646 contratos respectivamente.

En el largo plazo, las cotizaciones han sufrido variaciones a la baja en los primeros días del mes, según constata el MFAO, un mercado que ha contabilizado a cierre de sesión de hoy un total de 1.210 contratos con precios de entre 2,19 y 2,43 euros/kg.

En cuanto a las previsiones de oferta disponible, se producen mensajes tranquilizadores desde la Administración que afirma que los stocks serán suficientes para responder a la demanda del producto, frente a muchos operadores que descuentan que habrá carestía.

En concreto, la Junta de Andalucía mantiene las cifras del aforo elaborado a finales del mes de octubre -unas 514.000 t para Andalucía, un 62 % menos- y asegura que será suficiente el enlace de campaña para atender la próxima demanda, pese a que buena parte del sector primario insiste en que faltarán 200.000 toneladas.

Mientras tanto, las cifras de comercialización siguen dando alegrías a España, gracias al dinamismo de las ventas exteriores.

Las exportaciones de olivas hacia terceros países experimentaron así un fuerte repunte del 25,69 % en la última campaña (comprendida entre octubre de 2011 a septiembre de 2012), hasta 246.613 t, aunque cayeron los envíos a Italia (-6,58 % y 382.424,55 t).

También "brilló" el aceite de orujo en este período, con un fuerte crecimiento a Italia, resto de países de la Unión Europea y terceros países, que osciló entre el 42,72 % y el 70,35 %, según las últimas cifras que recoge la Dirección General de Comercio.

La óptima comercialización contrasta con la depreciación del aceite, una coyuntura que no podrá mantenerse por mucho tiempo.

Así lo constata la patronal de extractores de orujo ANEO, que recuerda que la entrada de "alpeorujo" en estos centros industriales desde las almazaras cayó durante el primer mes de campaña un 65 % respecto al mismo período de la campaña 2011-2012.

Recomienda por tanto que, ante una campaña corta en producción, no debe caerse en la tentación de "vaciar la bodega" rápidamente porque hay tiempo y mercado para rentabilizar el aceite.