Diferentes países intercambian buenas prácticas para hacer más eficiente la lucha contra los incendios

0
7

DICYT.-La adopción de buenas prácticas es clave para prevenir los efectos sobre la economía y la población de los incendios forestales. El que una serie de países europeos pongan en común sus “puntos fuertes” en esta materia para ayudar a los demás a mejorar determinados aspectos de su lucha contra el fuego es el objetivo principal del proyecto de cooperación europeo EFFMIS (European Forest Fire Monitoring using Information Systems).

Administraciones autonómicas, regionales y locales, así como universidades y centros tecnológicos de nueve estados de la Unión Europea forman parte de este plan, en el que por parte de España participa el Centro de Servicios y Promoción Forestal y de su Industria de Castilla y León (Cesefor), con sede principal en la capital soriana. A través del aprendizaje y de acciones conjuntas, en este proyecto se pretende generar un flujo constante de transferencia de conocimientos entre las regiones europeas, al tiempo que establecer una metodología de adaptación de buenas prácticas a las individualidades de cada región.

Una vez que los miembros del grupo han puesto en común con los demás los aspectos en los que consideran que tiene una mayor experiencia y mejor capacidad de actuación, cada país elegirá las prácticas que considere que le serán más beneficiosas en su lucha contra el fuego. Tras la culminación de ese proceso, se producirán diversas reuniones bilaterales en las que las partes se intercambiarán conocimientos concretos. El resultado será una completa formación en una serie de aspectos que cada país considere útiles.

Así, al final “un socio se habrá formado muy bien sobre una determinada buena práctica que le interesa de Grecia, una de Italia y otra del Reino Unido, por ejemplo. Ésa es la ventaja que traerá el intercambio”, ha explicado a DiCYT Rodrigo Gómez, jefe del Área de Tecnologías de la Información de Cesefor.

Países mediterráneos

Los países mediterráneos son los que más concidencias presentan con España y realizan actuaciones concretas relativas a la extinción de incendios que le pueden interesar. No obstante, Gómez ha incidido en que también se han interesado en técnicas de estados que no tienen mucho que ver con España en este sentido.

“Hay países que no son mediterráneos que están bastante avanzados en determinadas cuestiones que tienen que ver con sistemas de información. Hablo de Reino Unido, Lituana o Polonia. Aunque ellos no tengan la misma problemática de fuegos, sí que están bastante avanzados en estas cuestiones tecnológicas para la extinción y sobre su funcionamiento podemos aprender”, ha afirmado.

Los sistemas de información sobre los que hace hincapié el proyecto pueden ayudar en la tarea de prevención de incendios a través de múltiples aplicaciones de información geográfica, análisis climático, mapas de riesgo de combustible o medición de los recursos de los empleados que trabajan para una Administración.

También sirven para, una vez declarado el fuego, facilitar las tareas de control y extinción mediante sistemas que permiten una mejor movilización de recursos, localización de los medios que intervienen en las tareas o detección de forma temprana del problema sirviéndose, por ejemplo, de cámaras térmicas. “Estaríamos hablando de multitud de aplicaciones, tanto para tomar decisiones de cara a la prevención como a la extinción”, ha resumido.

Muchas de estas herramientas se apoyan en la tecnología de localización GPS (Global Positioning System o Sistema de Posicionamiento Global) para funcionar, lo que muchas veces ayuda a detectar de forma temprana y precisa un nuevo foco en un incendio forestal. “Una vez detectado el fuego, lo que interesa a la gente que está detrás de la decisión de la extinción es cómo movilizar sus recursos, dónde los tiene y cómo hacerlos llegar de una forma rápida y eficiente hacia el punto deseado, a lo que ayuda esta tecnología”, ha expuesto.

Prácticas destacadas

Castilla y León ha considerado que destaca en seis prácticas. Uno de los puntos que más ha llamado la atención , en este sentido, ha sido el de las labores de limpieza de la superficie forestal mediante técnicas como el desbroce, algo que ayuda a que no se produzcan incendios. “Aunque tenga poco que ver con los sistemas de información, es algo tan novedoso que ha despertado mucha atención entre los socios del consorcio. Hay muchos países mediterráneos que no lo hacían y están sorprendidos con ello y por los resultados que se obtienen mediante esta práctica”, ha subrayado Rodrigo Gómez.

El consorcio se reúne periódicamente. El pasado mes de junio, la capital soriana acogió uno de los encuentros que se han producido entre los integrantes de este proyecto europeo, en el que expusieron sus buenas prácticas.