Distribución del agua y el manejo de zonas costeras, retos de Latinoamerica

0
19

EFE.- Así lo afirmó a Efe la encargada de la oficina regional para Latinoamérica y el Caribe del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), Isabel Martínez, al comentar los retos que afronta la región con motivo de celebrarse hoy el Día Mundial del Agua.

El PNUMA ha identificado la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos y la Gestión Integrada de las Zonas Costeras como dos de las más efectivas estrategias para el buen manejo del agua, y este año el Día Mundial del Agua tiene como tema central la cooperación.

Datos de la ONU revelan que a nivel mundial existen unas 263 cuencas con ríos transfronterizos, con Europa como la región con mayor número (73), seguida por América Latina y el Caribe (61).

Martínez resaltó como "importante que, contrariamente a percepciones o informaciones que parecen predominar (…), a nivel mundial existe una tendencia a la colaboración entre los Estados ribereños que supera las interacciones conflictivas".

Los Estados, incluidos los latinoamericanos, "vienen avanzando en el desarrollo y en la firma de acuerdos de cooperación a nivel de cuencas transfronterizas", dijo Martínez, que citó el caso de Centroamérica, donde el 37 % de la superficie la ocupan cuencas compartidas.

La gestión compartida desde hace más de 20 años de la cuenca del Río Lempa por El Salvador, Guatemala y Honduras es un "ejemplo exitoso" de esa estrategia, que en este caso ha involucrado un "gran respaldo político y la participación de la población en la definición y ejecución de programas y proyectos", dijo Martínez.

Pero Latinoamérica y el Caribe, con unos 600 millones de habitantes, mantiene "un patrón de distribución" del agua "dispar en tiempo y espacio", afirmó la funcionaria del PNUD.

Ello se debe no solo a deficiencias en la infraestructura de distribución, sino también a la propia geografía de la región.

Puso como ejemplo que en la zona del Pacífico de Centroamérica "viven las dos terceras partes de los habitantes del istmo (y) cuenta con el 30 % del agua superficial de la región, mientras que el Caribe, con una población menor, recibe el 70 % de las aguas".

Según datos de la ONU, América Latina y el Caribe ha avanzando en los últimos 20 años en la expansión de los servicios de agua potable y saneamiento, sobre todo en las áreas urbanas.

El 45 % de la población rural y el 14 % de la urbana carece de instalaciones de saneamiento, es decir, unas 115 millones de personas, de acuerdo a los datos de la ONU citados por Martínez.

"Las situaciones anteriores dan cuenta de varios retos inminentes en la gestión del agua", entre ellos "ampliar la infraestructura de producción, regulación y distribución del agua, el tratamiento de aguas residuales", dijo la funcionaria.

También son desafíos "impostergables mantener o recuperar la calidad y el funcionamiento de los ecosistemas acuáticos, superficiales y subterráneos, así como la creación y gestión de los organismos de cuenca que permitan dialogar y llegar a acuerdos entre los usuarios del recurso".

América Latina y el Caribe alberga 30 diferentes ecosistemas de manglares en la zona de transición continental-marina, según la ONU.

Debido a la inadecuada legislación, carencia de medios para hacer cumplir la ley, experiencia técnica insuficiente y una débil capacidad financiera e institucional, la Gestión Integrada de las Zonas Costeras (GIZC) sigue siendo una tarea en curso, dijo el PNUD en un informe divulgado en 2012, que recomienda la asociación público-privada como una vía para avanzar en la materia.

Las cuencas y las aguas subterráneas son fuentes "de vital importancia para el balance hídrico de América Latina y el Caribe, donde se han identificado unos 64 acuíferos, según la ONU.

Martínez resaltó a Efe que el "mensaje clave" que la ONU quiere transmitir este Día Mundial del Agua es que su buena gestión "puede contribuir a alcanzar la paz, erradicar la pobreza y lograr la equidad de género, además de crear beneficios económicos tangibles".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, alertó este viernes de que "una de cada tres personas vive en un país con escasez de agua entre moderada y alta, y es posible que para 2030 la escasez afecte a casi la mitad de la población mundial".