Dos países para un espacio y un futuro común

0
6

    La directora general de Turismo de Extremadura, Elisa Cruz, que participó también en la presentación, declaró a EFE que la potenciación de la parte española, con 25.000 hectáreas ribereñas del Tajo "desconocidas y poco alteradas", se centra en los atractivos de su riqueza natural.

    El parque cuenta con 47 especias de mamíferos y 181 de aves como el buitre negro, y las localidades de la zona tienen una rica y variada gastronomía y un notable patrimonio cultural, resaltó.

    Las actividades de la delegación extremeña en Lisboa incluyeron una reunión de una treintena de empresarios del sector turístico luso y de esa región española centrada en las posibilidades que abre la reserva natural del Tajo.

    El Gobierno español y el luso acordaron el año pasado coordinar su actuación e impulsar el parque, declarado espacio natural en el año 2000 en Portugal y seis años después en España.

    Ahora se prepara una petición conjunta a la UNESCO para que sea reconocido como Reserva de la Biosfera, "un salto" para el proyecto todavía sin fecha, según León.

    En España se quiere apostar por el desarrollo de la promoción cultural y la difusión del patrimonio histórico y monumental, no solo el natural, que encierra el parque, desde dólmenes al puente romano de Alcántara.

Continuidad del proyecto


    La Junta de Extremadura espera además "garantizar" la continuidad del proyecto a través de un programa público-privado, con asesoramiento a empresas para implantar y desarrollar productos que "fijen" esas firmas al territorio, afirmó la directora de Turismo, para quien "el trabajo de base está hecho".

     Esas nuevas empresas se unirían a las diecisiete que ya actúan en el parque, en su mayoría constituidas por "pequeños emprendedores" y "residentes en el territorio", que ofrecen 27 experiencias de ocio y cultura, como una ruta de "Contrabandistas de café" o un curso sobre dulces conventuales.

    Javier Lemos, director del proyecto del parque, manifestó que entre las actividades desarrolladas en su espacio destaca la del barco "Balcón del Tajo".

    Es el único transporte fluvial permitido -explicó a Efe- y fue inaugurado en 2010, financiado en parte con los fondos públicos que respaldan el 75% de Tajo Internacional.

    Antes de los viajes en barco, el parque tenía 7.000 visitantes y ahora hay 30.000 que lo utilizan de forma exclusiva, señaló Lemos al destacar también que esa ruta fluvial une la frontera hispanolusa.

    Además de poner en valor su "impresionante paisaje", contra con un medio de transporte por el río ayuda a dinamizar la actividad económica de la zona y facilita un acceso transfronterizo para el que antes había que hacer un desvío de 120 kilómetros.

    Las 25.088 hectáreas españolas del Parque Tajo Internacional abarcan los términos municipales cacereños de Zarza la Mayor, Alcántara, Brozas, Herreruela, Salorino, Membrío, Carbajo, Santiago de Alcántara, Herrera de Alcántara, Cedillo y Valencia de Alcántara.