El “gas de la risa” , la mayor amenaza para la capa de ozono – See more at: http://www.efeverde.com/blog/noticias/el-gas-de-la-risa-la-mayor-amenaza-para-la-capa-de-ozono/#sthash.gNkbeKLw.dpuf

0
5

EFE.- El óxido nitroso, un gas incoloro que causa alucinaciones y un estado eufórico, existe en la naturaleza, pero la agricultura es la fuente de emisiones antropogénicas más importante. Después de la agricultura (fertilizantes, estiércoles, residuos de cosechas…), se sitúa la quema de combustibles fósiles (15 %) y la combustión de biomasa (11 %), añade Del Prado, que coordina la Red Científica de Mitigación de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero en el Sector Agroforestal (REMEDIA) y trabaja en el Centro Vasco para el Cambio Climático (BC3). La presencia de altos niveles de este gas “seguirá adelgazando la capa de ozono y puede dar al traste” con los logros del Protocolo de Montreal, que entró en vigor en 1989 y ha reducido sobre todo los clorofluorocarbonos (CFCs), alerta. A pesar de que el óxido nitroso está dañando la capa de ozono de un modo parecido a los CFCs, no está regulado en el tratado de Montreal (tan solo está sujeto al llamado Mecanismo de Desarrollo limpio de Naciones Unidas, que limita su emisión cuando procede de la producción de ácido nítrico y adípico). Por esta razón, “lo más lógico sería introducirlo en Montreal”, subraya el investigador. El informe del PNUMA destaca que las emisiones de óxido nitroso son ahora lo más relevante en lo que respecta al agotamiento de la capa de ozono y, además, es el tercer gas más importante en lo que se refiere al cambio climático. Y si las cosas continúan como están y sin realizarse esfuerzos adicionales de mitigación en el futuro, se proyecta un incremento del 83 % en estas emisiones entre 2005 y 2050. Entre estos esfuerzos, afirma Del Prado, figura un mayor aprovechamiento del uso del nitrógeno en la agricultura, disminuir el consumo de carne y evitar el actual desperdicio y pérdida de alimentos. Actualmente se estima que en el mundo desarrollado se pierde hasta un 40 % del alimento producido. En este contexto, el científico apunta al crecimiento de la población mundial y a la previsible tendencia de los países en desarrollo a adoptar la dieta de los países ricos, con una ingesta mucho mayor de proteínas. Otras medidas son la eliminación de los subsidios que fomentan el uso excesivo de fertilizantes nitrogenados; asignar un costo a la contaminación por nitrógeno mediante impuestos, incentivos y permisos negociables; fijar objetivos claros para la reducción de emisiones de N2O y poner en marcha estrategias para el seguimiento de los progresos. Desde la era pre-industrial, las emisiones antropogénicas han provocado un aumento del 20 % en el nivel de N2O en la atmósfera. El óxido nitroso no es tan abundante en cuanto a masa como el dióxido de carbono (CO2, principal causante del cambio climático), pero sigue influyendo en el calentamiento del planeta debido a sus propiedades irradiativas y a su prolongada permanencia en la atmósfera (unos 120 años). La emisión de un kilogramo de óxido nitroso tiene el potencial de calentamiento atmosférico de la emisión de 300 kilogramos de CO2 en un periodo de cien años.