El 60% de los cultivos de Murcia cumple anticipadamente con la normativa fitosanitaria

0
20

     Una de las principales actuaciones, en el marco del ‘Programa Murcia Agricultura Limpia’, ha sido el establecimiento de estrategias de gestión integrada de plagas en los principales cultivos, que compatibiliza el uso de productos químicos de bajo riesgo con la suelta de insectos útiles y otras técnicas.

    En los últimos seis años se han llevado a cabo actuaciones experimentales en más de 36.000 hectáreas de los cultivos más importantes. En este sentido, destaca la liberación de más de 300 millones de insectos útiles y la instalación de unos seis millones de trampas, feromonas y difusores. Estas medidas han supuesto un coste superior a los 12 millones de euros.

    García Lidón resaltó asimismo que la Región de Murcia “fue la primera en establecer una normativa autonómica para la inspección de los equipos de tratamientos fitosanitarios y dotó a los agricultores de las herramientas necesarias para inspeccionar sus máquinas”. Con ello, añadió, se obtiene “una mayor eficacia en los productos fitosanitarios empleados y un menor riesgo de impacto sobre el medio ambiente y sobre la salud de los agricultores”.

    Según García Lidón, en la Región de Murcia “hemos tenido visión de futuro y cuando toca adaptarse a una normativa más estricta sobre el uso de productos fitosanitarios, nos coge con buena parte del trabajo ya realizado”.

    La Consejería de Agricultura y Agua ha expedido más de 24.000 carnets de manipulador de productos fitosanitarios, tanto para agricultores como para el personal de los almacenes que comercializan este tipo de productos. Estas acreditaciones se obtienen de forma gratuita, previa realización de cursos en los Centros Integrados de Formación y Experiencias Agrarias (CIFEA) de Jumilla, Molina de Segura, Lorca y Torre Pacheco.

Niveles de plaguicidas

    El 98,5 por ciento de las muestras tomadas en frutas y hortalizas de la Región en 2012 estaba muy por debajo de los límites legales establecidos, lo que nos sitúa por encima de la media nacional y comunitaria.

    Según García Lidón, desde el año 2006 se observa un descenso de las muestras que superan los límites máximos de residuos en la Región. Esto es debido a diversos factores, tales como el menor número de productos fitosanitarios disponibles (se calcula que el 70 por ciento han sido eliminados), el mejor uso de los mismos por parte de los agricultores y la fuerte implantación de los denominados insecticidas biológicos, así como el aumento del control biológico y tecnológico.

    El director general concluyó que “en la actualidad, los problemas de los residuos de plaguicidas provienen, en más de 95 por ciento de los casos, de frutas y hortalizas cultivadas en terceros países, que todavía continúan utilizando productos fitosanitarios prohibidos en la Unión Europea”.

    La Consejería, tal y como exige la nueva normativa de uso sostenible de los productos fitosanitarios, ha intensificado los controles sobre la comercialización y el uso de los mismos, para así garantizar al consumidor que las frutas y hortalizas producidas en la Región cumplen con los más altos estándares de seguridad alimentaria.