El acuerdo entre la UE y China sobre el vino abre de nuevo un mercado que ansiaba el sector

0
6

     El pacto establece que la industria europea facilitará asistencia técnica a la china en áreas como la producción de vino, los controles de calidad, la comercialización y el sistema de indicaciones geográficas protegidas.

    Por su parte, las empresas chinas ayudarán a las comunitarias con la organización de catas en ese país, y la puesta en marcha de medidas para dar a conocer mejor y promover la cultura del vino entre los consumidores chinos.

El acuerdo permite a las bodegas seguir sus operaciones en este mercado


    El presidente del CEEV, Jean Marie-Barillère, señaló que el acuerdo permitirá a los exportadores europeos "seguir sus operaciones en un mercado estratégico para los vinos europeos", en justa competencia con el resto de caldos.

    El comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, valoró el acuerdo logrado y expresó su deseo de trabajar con sus homólogos chinos para desarrollar el acuerdo logrado.

    "Hemos reforzado la colaboración y cooperación con China en el sector agrícola en los últimos cuatro años y estoy comprometido a ir más allá, algo que aportará beneficios claros para los agricultores y consumidores de ambas partes", consideró.

    Por su parte, el responsable comunitario de Comercio, Karel De Gucht, confió en que lo acordado ponga fin de manera formal al conflicto para que la UE pueda seguir exportando a China "en un entorno justo y competitivo".

    El 1 de enero de 2013 las autoridades chinas iniciaron una investigación sobre las exportaciones de vinos europeos a China, argumentando sospechas sobre supuestas prácticas anticompetitivas y subsidios ilegales.

    La CE y la industria europea prepararon extensas respuestas a las peticiones de información solicitadas, en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que se remitieron a China en la segunda mitad de 2013.

España exporta el 11,7% de los caldos europeos en China


    Bruselas siempre defendió que las acusaciones chinas eran infundadas y que toda la ayuda dada al sector es compatible con las normas de la OMC.

    En paralelo a la investigación, en noviembre del pasado año se inició un diálogo entre las industrias de las dos partes.

    Las exportaciones de vino europeas a China ascendieron a 764 millones en 2012, de las que el 70% (546 millones) correspondían Francia, el 11,7% a España (89 millones) y el 10% a Italia (77 millones).

Cañete subraya acuerdo "equilibrado" que zanja conflicto

     El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), Arias Cañete, ha resaltado el acuerdo "equilibrado" alcanzadoque zanja el conflicto comercial entre ambas y cierra el procedimiento antidumping y antisubvención abierto por Pekín.

    En declaraciones a los periodistas antes de clausurar la Asamblea General de la Federación Española del Vino (FEV), el ministro ha defendido la necesidad de trabajar para sortear cualquier sombra de duda de que existe dumping en las exportaciones europeas del producto a un tercer país por el hecho de que exista en la UE una Política Agraria Común (PAC) -con ayudas públicas al sector-.

    Una política comunitaria -añadió Arias Cañete- que trata de fijar población en el territorio y que la viticultura española sea competitiva y pueda exportar en condiciones de normalidad.

     Ha subrayado la importancia que supone el mercado chino para el vino español y, pese a que es "difícil y complejo, tiene un potencial de crecimiento de población, que va incrementando sus niveles de renta y que son potenciales consumidores de productos cada vez de mayor calidad".

    "No es un mercado menor", en opinión de Arias Cañete, sino "de referencia", por lo que ha abogado por concentrar mayores esfuerzos de promoción en China, para lo que "sería deseable" potenciar una interprofesional del vino, con una extensión de norma, que permita hacer campañas allí, de forma parecida a las que hace el sector del aceite de oliva.