El calor de una lámpara sin apagar cerca de un sofá generó el incendio mortal de Burgos

0
33

    Aunque los investigadores aún no descartan ninguna hipótesis, los últimos datos apuntan a que "el incendio fue producido como consecuencia de la irradiación directa de calor originada por una lámpara sin apagar sobre el mobiliario con componente plástico ubicado en la estancia". Los investigadores, según señala R. García en www.lne.es, no precisan, al menos por el momento, cuál fue ese objeto que provocó la humareda que ellos mismos sitúan "en las inmediaciones de un sofá".

No hubo llamas, pero sí mucho humo

"No hubo llamas pero sí mucho humo debido a que la lámpara no llegó a entrar en contacto con la superficie que provocó el fuego", explicaban ayer desde la Oficina de Comunicación de la Guardia Civil de Burgos haciendo hincapié en que "en estos casos en los que se puede hablar luego de responsabilidades sobre la vida de las personas hay que ser muy cautos y profesionales con todos los detalles".

   Los gases tóxicos que teñirían de luto la noche burgalesa hicieron, además, que el inmueble quedara prácticamente calcinado, dificultando cualquier investigación o recogida de pruebas sobre el terreno. Lo que por el momento parece descartado es que encima de la bombilla recalentada hubiera un cojín o cualquier otro objeto inflamable.

   La densa humareda provocada por el plástico fue la que hizo que acabara en tragedia una celebración familiar con acento gijonés. "No sabemos ni cómo pudieron llegar hasta el ático de arriba los chavales que intentaron rescatar a las víctimas", confesaban ayer los bomberos de la zona refiriéndose a los que ya muchos conocen como los "héroes de Tordómar", unos jóvenes a los que el suceso sorprendió, de madrugada, en un bar cercano en el que alargaban la noche del viernes.

   En el momento de los hechos los hombres de la familia dormían en la planta baja mientras que las mujeres -entre ellas la matriarca fallecida María José Medio y el resto de las víctimas mortales: dos de sus hijas y tres de sus nietos-, descansaban en un ático diáfano por completo y por tanto sin división en habitaciones, que se convirtió en una trampa mortal.

La investigación durará por lo menos un mes

   La investigación de los agentes de la Guardia Civil podría prolongarse "durante al menos un mes", tal y como informaban ayer los agentes. El análisis exhaustivo que se ha llevado a cabo en las últimas horas en las tres plantas de la casa rural que había elegido María José Medio para pasar un fin de semana con su familia, se ha de unir en los próximos días el análisis de las pruebas recogidos por la Policía Científica.

   Los dueños de la casa, aún conmocionados por lo sucedido, no quisieron precisar  más datos de la investigación. Lourdes Alonso aseguraba ayer en conversación telefónica con este periódico que "el juez es quién tiene que decidir y señalar responsabilidades. Por el momento todo lo que se hable en el pueblo es sólo eso, una habladuría". La página web de la casa rural Ribera de Arlanza luce desde el domingo un crespón negro que recuerda la tragedia que tuvo lugar en el interior del inmueble.