El consumo de aceite oliva reduce los problemas circulatorios en extremidades

0
0

     Paralelamente, otro grupo de 2.452 participantes también recibió educación en dieta mediterránea pero se les regalaban frutos secos en vez de aceite de oliva extravirgen. En este caso, también se experimentó una reducción significativa del riesgo del 50% (19% a 70%) en comparación con el grupo control.

    La arteriopatía periférica, también conocida como enfermedad vascular periférica, ocurre cuando hay un estrechamiento u obstrucción en las arterias de los miembros superiores o inferiores, aunque son más frecuentes en estos últimos.

    Su síntoma más frecuente es la claudicación intermitente que se manifiesta por dolor al caminar (generalmente en las pantorrillas) y que se atenúa al detenerse, pudiendo también en ocasiones presentar complicaciones como úlceras o heridas que no cicatrizan, infecciones en los pies o incluso gangrena, de forma que en casos graves y avanzados puede ser necesaria la amputación.

    Según dicha fuente, más del 5% de la población mayor de 50 años sufre esta enfermedad y son los fumadores, los diabéticos y quienes tienen elevada la presión arterial o el colesterol los más propensos a padecerla.

El mayor ensayo clínico sobre la dieta mediterránea


    El ensayo aleatorizado PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), dependiente de CIBEROBN (Instituto de Salud Carlos III), es, según dicha fuente, el mayor ensayo clínico dirigido a analizar los efectos de la dieta mediterránea sobre las complicaciones de la arteriosclerosis.

    Este ensayo, liderado por Miguel Ruiz-Canela y Miguel Martínez-González, profesores de la Universidad de Navarra, incluyó a 7.447 hombres y mujeres españoles de 55 a 80 años de alto riesgo de enfermedad vascular arteriosclerótica, quienes fueron asignados al azar a las tres dietas citadas.

    El profesor Martínez-González, catedrático de Medicina Preventiva, ha recordado que una investigación anterior demostró que una intervención con dieta mediterránea era capaz de lograr una reducción relativa del 30 % en el riesgo de enfermedad cardiovascular mayor (infarto, ictus o muerte) y de diabetes.

    "La gran reducción de riesgo observada ahora para la arteriopatía periférica es todavía más impresionante", ha comentado el especialista, quien ha señalado que "proporciona un respaldo sólido al efecto global beneficioso de las dietas de tipo mediterráneo contra la arteriosclerosis".