El Copa-Cogeca teme que la reforma “exprima” al productor con nuevos costes

0
8

EFE.- Pessonen ha señalado que hay "serias dudas" de que la propuesta de reforma que la Comisión Europea (CE) presentará el próximo miércoles sea "viable" para los agricultores de la Unión Europea (UE), porque significa más gastos añadidos.

El responsable del Copa-Cogeca se ha referido así a los borradores de la propuesta legislativa sobre la PAC, que la CE aprobará el próximo día 12 y que supondrá el inicio de las negociaciones para modificar esa política.

Ha criticado la idea de hacer más "verdes" o "ecológicas" las subvenciones, ya que la CE pretende que un 30 % de las primas se otorguen condicionadas a que el agricultor o el ganadero presten ciertos servicios al medioambiente (como barbecho obligatorio o pastos permanentes).

Según Pessonen, tal y como Bruselas presenta la reforma "parece como si quisiera decir que la agricultura europea no respeta el medio ambiente y esto es completamente falso; nuestro sector ya está en el centro de la economía sostenible".

"No tenemos nada contra el principio de hacer las ayudas mas verdes, pero la reforma se ha organizado de manera que la PAC nos hará menos competitivos y aumentará nuestros costes, en un momento en que el sector sufre una pérdida de competitividad", ha añadido.

"Nuestros competidores nos lo ponen cada vez más difícil con las importaciones y al mismo tiempo tenemos que cumplir más objetivos, tenemos serias dudas de que esta reforma sea viable para los agricultores europeos".

Pessonen ha señalado que "no se debe minusvalorar" el efecto del impacto de la reforma.

"Aunque la CE diga que no va a cambiar mucho la PAC sí va a cambiar, también dio el mismo argumento en otras reformas anteriores (2003 y 2008), que han acrecentado los costes de producción y de la burocracia, esperemos que ahora no ocurra lo mismo".

"Para los productores, podría ser una amenaza de muerte, si pierden su base financiera no habrá futuro, esa es la responsabilidad de la CE".

El Copa-Cogeca insiste en la caída general de ingresos en este sector en la UE, donde hay más de 13 millones de agricultores y de ganaderos: "¿Cómo vamos a convencer así a los jóvenes para que se incorporen a la agricultura?".

No obstante, ha admitido que el proyecto de Bruselas será positivo para los productores ecológicos, porque, según Pessonen, no tendrán que prestar los citados servicios ambientales para el cobro de las ayudas.

Pero para los cultivos convencionales, "hay muchos interrogantes sobre cómo se van a imponer tales requisitos, cómo se van a controlar y cuál sería el impacto en la economía general".

Respecto a la redistribución de ayudas entre países, ha subrayado que es un asunto "sensible" pues unos agricultores ganarán pero otros perderán y es difícil encontrar una solución, si bien el Copa-Cogeca reivindica un reparto "más equitativo".

Ha reconocido que el criterio de referencias históricas en el que se basan los pagos en países como España y Francia ha supuesto un apoyo "de gran valor" en algunos sectores.

En el caso de España, ha destacado que es especialmente importante mantener otras medidas de mercado y así se ha visto en la última crisis en el segmento hortofrutícola, por el brote infeccioso de "E.coli" en Alemania.

"Tenemos que mantener apoyos de mercado para acontecimientos imprevistos e incluso mejorarlos, con el fin de reforzar la posición de los productores y de permitirles unirse frente a los otros eslabones de la cadena (industrias y distribución)".