El Cuerpo de Observadores de Meteorología del Estado celebra su 40º aniversario

0
6

      Así, mediante una ley el 24 de julio de 1974, firmada por el entonces Príncipe Juan Carlos (que ocupaba de forma interina la Jefatura de Estado), y publicada en el BOE del 26 de julio, nació el antiguo Cuerpo Especial de Observadores de Meteorología, integrado en el entonces Servicio Meteorológico Nacional, cuyos servicios dependían del Ministerio del Aire con un personal con carácter de funcionarios civiles de la Administración Militar.

     Desde su creación, este Cuerpo llevó a cabo, además de la realización de observaciones de meteorología, el cifrado y descifrado de observaciones y otros mensajes meteorológicos, la transcripción de informes meteorológicos en mapas y gráficos, su transmisión y recepción o las misiones auxiliares técnicas de cálculo y de oficinas.

     A día de hoy, el Cuerpo de Observadores de Meteorología del Estado está compuesto por casi 450 funcionarios y su papel cobra especial importancia por su labor de observar y registrar las condiciones meteorológicas de la atmósfera para su uso en predicción y en climatología. Además suministran la información meteorológica que requieren los usuarios y supervisan las redes de observación meteorológica y climatológica, garantizando su operatividad, entre otras labores.

Esencial en la navegació aérea

    Del total de observadores en activo, más de la mitad pertenecen al ámbito aeronáutico, lo que muestra que su labor tiene especial relevancia en el campo de la aviación. Entre sus funciones realizan, cifran, registran y clasifican los productos meteorológicos recibidos por diferentes canales, los suministran a través de los medios adecuados y los transmiten a las redes internacionales de observación.

      Esta información proporciona a la navegación aérea civil y militar el apoyo necesario para garantizar su seguridad y cumplir así con los compromisos nacionales e internacionales contraídos.

     Tras 40 años de la creación de este Cuerpo especializado, su papel no ha perdido relevancia, ya que su trabajo proporciona una mayor fiabilidad de las predicciones y la posibilidad del desarrollo de estudios climatológicos, base para conocer las posibles variaciones en nuestro clima.