El Gobierno adapta los seguros agrarios a la crisis económica, según Enesa

0
6

   Respecto al impacto de la crisis en la suscripción de seguros, García explica que no se puede hacer un balance general anual, porque los datos varían según sectores, hay "picos de sierra" y además se ha producido un fenómeno positivo, una tendencia a que varios se agrupen para contratar una sola póliza, por ejemplo a través de la cooperativa.

    Además, la evolución dependerá de cómo funcione en otoño la campaña de contratación de líneas "muy importantes", como la de frutas y hortalizas.

Aumentó la contratación en los herbáceos de secano


   No obstante, García resalta el aumento en la suscripción de seguros de herbáceos de secano, ante las previsiones de buenas cosechas de cereales para 2013.

    En cuanto a 2012, considerado "el peor" año desde 1978 por la siniestralidad, a causa de sequías, olas de frío o inundaciones, García considera que esas inclemencias fueron una "buena publicidad" para que el productor decida asegurar su explotación.

    Más de 400.000 agricultores, ganaderos, acuicultores y propietarios forestales españoles tienen aseguradas sus explotaciones, con 490.000 pólizas.

    Dentro del presupuesto del Ministerio en 2013, las medidas para seguros agrarios cuentan con cerca de 200 millones de euros (-18% respecto a 2012).

    "Todos estamos arrimando el hombro, la gestoras, el Consorcio de Compensación de Seguros, las Comunidades Autónomas y las organizaciones agrarias", según el responsable de Enesa, quien ha destacado la "madurez" del sector ante los ajustes que ha habido que hacer debido a las estrecheces presupuestarias.

El sistema "sigue más sano que nunca"


    Entre tales ajustes, cita el establecimiento de un límite mínimo, por el cual un seguro se empieza a subvencionar a partir de los 60 euros, o la supresión de bonificaciones a los recargos impuestos en las explotaciones con exceso de siniestros.

    García remarca que "nadie cuestiona" el sistema de seguros agrarios español, "más sano que nunca", una referencia a nivel mundial y que cubre "prácticamente" daños en todas la producciones.

    Como prueba, añade, los siniestros en el campo provocaron pérdidas superiores a los 800 millones de euros en 2012 y que, pese a que la partida pública para subvencionar los seguros rondaba los 250 millones, los productores percibieron más de 700 millones en indemnizaciones.

    "El asegurado da el parte en 7 días y a los 50 recibe la indemnización, un tiempo récord gracias a esta asociación pública-privada", según García, que ha agregado que para una Administración sería "imposible" trabajar con la misma velocidad. En cuanto a las innovaciones, destaca que el sistema cambia a una velocidad "vertiginosa".

    Entre las pólizas que se están estudiando, menciona la idea de asegurar pérdidas en apicultura por el abejaruco, o ampliar la cobertura de los daños por los incendios forestales mediante líneas relacionadas con la protección de dehesas o de encinas.

No habrá seguro específico para los robos en el campo


    En relación a los robos en el campo y la posibilidad de un seguro específico, García asevera que "a día de hoy" Enesa no puede implantarlo.

    En ese sentido, subraya que con la legislación actual, la intervención de la Administración está justificada para costear los seguros y el "negocio" agrario, porque de lo contrario, las pólizas serían "tan elevadas" que no las pagarían los productores.

    Sin embargo, a largo plazo no descarta la puesta en marcha de "seguros de renta" para afrontar la volatilidad en los precios de las materias primas.