El Gobierno defiende que los desembalses del Guadiana ayudaron a minimizar los daños

0
4

    Concretamente, Arias Cañete ha indicado que el río Guadiana en Badajoz llegó a alcanzar, en este mes de abril, los 375 metros cúbicos por segundo frente a los 16,82 m3/s registrados en abril de 2012. En cuando al volumen de agua embalsada en el Guadiana, se alcanzó la cantidad de 7.508 hm3.

    Debido a estas cantidades recogidas, el ministro ha expresado la necesidad de que se hicieran desembalses controlados, de acuerdo con los protocolos preestablecidos, “sin ninguna improvisación y sin ninguna referencia a hipotéticos periodos vacacionales”. Según ha recalcado, las Confederaciones funcionan durante todo el año, las 24 horas del día, de acuerdo con protocolos preestablecidos. 

    También ha afirmado que los desembalses se han realizado evitando que coincidieran con las aportaciones de los ríos y arroyos sin regulación, como los ríos Ruecas y Gévora, que han registrado puntas de caudal de 500 y 600 m3/s respectivamente. Según ha destacado Arias Cañete, todo se ha realizado en permanente coordinación y colaboración con Protección Civil.

    En su intervención, el ministro ha puesto en valor el “papel fundamental” que han desempeñado los embalses en este episodio de avenidas, porque se han llegado a medir unos caudales de entrada en las colas de los embalses de Cijara y La Serena de 3.200 m3/s, que se han laminado hasta los 1.500 m3/s. “No estamos hablando de una situación de lluvias ordinarias sino de una situación excepcional, y se ha conseguido una gran capacidad de laminación con los menores daños”, ha afirmado Arias Cañete.

    No obstante, el ministro ha reconocido que ha habido que desalojar de manera preventiva algunos municipios, “pero se trataba de núcleos que ya estaban calificados como Área de Riesgo Significativo Potencial en la Evaluación Preliminar del riesgo en esta cuenca" .

    Ante esta situación de crecida, Arias Cañete ha reiterado que “si no se hubiera producido una gestión adecuada de los desembalses, los daños habrían sido enormemente graves”.

Reparación de daños y un mapa de zonas inundables

    Por otro lado, Arias Cañete ha anunciado que ya se está trabajando, en el marco de la disponibilidad de los actuales Presupuestos Generales del Estado, para acometer la reparación de los daños causados por el temporal en las zonas regables, y para minimizar los daños de futuras avenidas. Así, conforme a la legislación medioambiental, se van a reforzar las actuaciones de limpieza y retirada de depósitos de los cauces, para mantener en condiciones óptimas sus desagües. Para ello, se va a contar con la implicación de todas las administraciones competentes, según se trate de tramos urbanos, no urbanos u obras en el Dominio Público Hidráulico.

    Por último, para incorporar la prevención y correcta gestión de las inundaciones a la planificación hidrológica, “estamos diseñando los mapas de peligrosidad y riesgo de inundación, y adecuando los estudios técnicos para trasponer lo establecido en la legislación comunitaria”, ha concluido.