El Grupo AN aumenta la facturación un 2,1% y alcanza los 684 millones, 635 consolidados

0
4

      La capacidad de la empresa de generar recursos, con un Cash-Flow (beneficios más amortizaciones) que crece el 7,89% y roza los 13 millones de euros (12,96 millones), permite asumir las inversiones previstas desde la autofinanciación, devolver el capital social más antiguo (1,8 millones de euros) y pagar a los títulos participativos de 1.000 euros (serie A) el tope previsto en función de los beneficios, con un interés por encima del 4%, y a los de 10.000 euros de la serie B más del 6,5%. 

    El Grupo AN generó un 6,8% de empleo neto, crecimiento que eleva la plantilla a  1.391 trabajadores. Ejercicio difícil, por la situación económica de crisis y precios agroalimentarios a la baja, que se cerró sin siniestros, sin impagados.

La reducción de precios marca el balance final

     La larga crisis económica general, que conlleva la retracción del consumo y la utilización muchas veces de los productos agroalimentarios como gancho de las tiendas, ha marcado el ejercicio. La mayoría de los productos han visto reducir los precios, en algunos casos de manera muy significativa, como en los cereales, que han caído entre el 20% que ha registrado el maíz y el 30% de la cebada. Caída de los precios de los cereales que se traslada, en proporción similar, a los piensos, y que también se vivió en la mayoría de las frutas y hortalizas, si bien en algún producto, como tomate de industria o broculi fresco, repuntó al no haber apenas stock.

      Bajaron también de forma significativa los precios de los fertilizantes (alrededor del 14%) y de manera más ligera los de los carburantes. La bajada de los precios se produce, por lo tanto, en la mayoría de las líneas de negocio del Grupo AN, que además son las de mayores volúmenes:?Cereales, con 1,2 millones de toneladas;  Piensos Caceco, con más de 226.000 toneladas; frutas y hortalizas, con 160.000 toneladas; fertilizantes, con 150.000 toneladas; carburantes, con unos 130 millones de litros de gasolinas y gasóleos… Con esa coyuntura de los mercados, el Grupo AN logra incrementar la facturación un 2,1%, alcanzando los 684 millones de euros, de los que 635 millones  están ya consolidados en balance.
 
      también se ha logrado crecer por el importante aumento de la actividad, es decir, por comercializar volúmenes mucho mayores en todas las secciones. En cereales gracias a la importante cosecha recogida en 2013, que elevó la comercialización hasta 1,2 millones de toneladas, cantidad que consolida al Grupo AN como mayor cooperativa cerealista de España; y en todos los suministros agrarios (fertilizantes, semillas y fitosanitarios) gracias a la incorporación de nuevas y grandes cooperativas para las que se han abierto centros reguladores  con técnicos propios que les atienden  en Segovia, León, Ciudad Real y Cuenca.

Han entrado en el ejercicio como nuevos socios  Alcamancha, de Cuenca, cooperativa de segundo grado con siete de primer grado; Membrilla y Manzanares, de Ciudad Real; y  Tierra Charra, de Salamanca. Además, aunque también bajaron los precios de carburantes, la actividad creció un 3,97% en facturación gracias a a la apertura de gasolineras en las cooperativas de Mesenor (Segovia), centralización de Falces (Navarra) y las semiurbanas de Tudela y Cadreita (Navarra) y Colinas de Trasmonte  (Zamora).

Subidas en avicultura y piensos

     En avicultura el crecimiento que lleva a la comercialización de más de 150.000 pollos diarios se ha logrado gracias a la diversificación de clientes, apuesta por el pollo certificado y exportaciones, siendo porcino uno de los pocos sectores en los que los precios fueron altos, con récords históricos que dejaron márgenes a los productores.

      El crecimiento en Avicultura ha permitido también crecer un 6,8% a Piensos Caceco, que comercializó 226.738 toneladas (el 78% para avicultura), si bien la facturación bajó un 8,6% en esa actividad de alimentación animal por la caída de los precios de la principal materia prima que utiliza la fábrica, los cereales.

     Las dos líneas de negocio restantes también crecieron. Repuestos, apoyándose en las tiendas propias de Olite, Tudela y Estella, gracias al incremento de ventas en productos agrícolas y riegos, que compensa la bajada de ferretería general y jardinería; y Seguros por el aumento de los ramos generales -vehículos, vida, autónomos…- que compensa el retroceso en agrarios, que se resintieron ante la desaparición de ayudas en alguna autonomías para la contratación y la bajada de precios en cereal.

Aumento de los resultados

     Los resultados de la empresa han tenido un crecimiento del 28,6% al pasar de los 6,4 millones de euros a los 8,24 millones de euros gracias al buen comportamiento de todos los negocios, tanto los comerciales tradicionales como las áreas industriales, y a la ausencia de siniestros (impagados) logrado con el control interno, seguros externos y sistemas de seguimiento de clientes.

     Los resultados, que condicionan los intereses que el Grupo AN paga a los títulos de capital, permiten alcanzar el tope máximo de la serie A de 1.000 euros, que cobrarán por encima del 4%, y pagar por encima del 6,5% a los que tienen suscritos de la serie B de 10.000 euros.

     Igualmente, se transfieren a las cooperativas socias, propietarias del Grupo AN para las que trabajan todas las empresas, más de 4 millones de euros en concepto de retornos de actividad (2,64 millones), de estructura (1,01 millones) e intereses al capital (320.549 euros).

    Los beneficios, junto a las amortizaciones, llevan también a un crecimiento del 7,89% del Cash-Flow que sube hasta los 12,96 millones de euros, capacidad de generar recursos del Grupo AN que le permiten acometer desde la autofinanciación las inversiones previstas.

    Igualmente, consolida  la solidez patrimonial de la empresa, con Fondos Propios y Asimilados por encima de los 84 millones € que cubren tanto el inmovilizado (73,3 millones de euros) como las existencias de la matriz cooperativa. Solidez empresarial vital en estos tiempos de crisis económica porque mejoran sustancialmente la capacidad financiera, permiten tener menor dependencia, colaborar con las cooperativas socias financieramente y, como se ha comentado, abordar las inversiones futuras desde la autofinanciación.