El importe provisional a percibir por la PAC no se conocerá hasta mediados de setiembre

0
2

       No conocer todavía qué ayudas europeas van a recibir no sólo genera incertidumbre entre los agricultores y ganaderos, sino que además está frenando la inversión en el campo en muchos casos. "Hay productores que no quiere arriesgarse a hacer mejoras hasta tanto no conocen sus derechos», ha explicado el responsable del Departamento de Ayudas PAC de ASAJA Málaga, Santiago Sánchez. Por el momento, se pide calma y se aconseja al conjunto de los agricultores y ganaderos que sigan trabajando como siempre, de manera profesional, al frente de sus explotaciones.

     "Lo que nos vienen diciendo es que no va a producir situaciones de grandes perdedores y ganadores, aunque habrá quien pierda y habrá quien gane. Hasta que se conozcan los criterios de reparto no sabremos más. Lo que esperamos es que las ayudas no cambien mucho y sigan siendo un aporte fundamental", ha manifestado Sánchez.

Una macrocifras que deben concretarse y llegar a cada agricultor y ganadero

    Entre los pagos directos se incluyen varias tipologías de ayudas agrarias, que en este nuevo periodo estarán integradas por el régimen de pago básico, que aglutina algo más de la mitad del presupuesto anual de pagos directos, para cuya aplicación la superficie agraria de España se ha dividido en 50 regiones con un potencial agrario similar.

     También incluyen los pagos complementarios al pago básico, que contemplan dos tipos de ayudas: el pago por prácticas beneficiosas para el medioambiente o greening , a las que se dedica el 30% del presupuesto nacional, y el pago para jóvenes agricultores, al que se destina el 2% de ese presupuesto. Finalmente, se recogen las ayudas asociadas a sectores con especiales dificultades (arroz, tomate o remolacha, entre otros), que recibirán el 12,08% de los fondos anuales.

    Asimismo, en los decretos se define la figura del agricultor activo, que será aquel cuyos ingresos agrarios procedan al menos en un 20% de las ventas de sus productos, al margen de las ayudas, para evitar el pago a los llamados "agricultores de sofá". Junto a todo ello, con estos decretos el Gobierno también implanta un régimen para pequeños agricultores que facilitará la tramitación de las solicitudes de menos de 1.250 euros de ayudas anuales.