El impulsor de la D. O. Ribera del Duero, Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo

0
2

       Nace en 1932, en Pesquera de Duero –Valladolid-. Quienes lo conocen, le definen como la viva imagen de un hombre hecho a sí mismo. Un hombre familiar, amable, bueno, con un gran sentido del humor y un trabajador incansable.

Una visión de futuro cuando sólo se miraba el negocio a corto plazo

    Desde su juventud, y mientras trabajaba en oficios diversos, alimentaba su sueño bodeguero. En la década de los 70 del siglo pasado, empieza a invertir sus ahorros de toda una vida para adquirir terrenos y crear su propia bodega. A contracorriente mientras en la ribera del Duero se arrancaban las viñas para sustituirlas por cereal y remolacha, que eran mucho más rentables, él iba plantando viñas.

     Fue en 1972 cuando comienza un antes y un después para Alejandro y la Ribera del Duero. En este año comienza a elaborar sus primeros vinos en un pequeño lagar de piedra, del siglo XVI. En 1975 sale a la luz el primer Tinto Pesquera. Pero no será tras más de 10 años de duro trabajo, incluso circulando por los aeropuertos del mundo con una caja de vino bajo el brazo para darlo a catar a la menor oportunidad, cuando llegue su primer reconocimiento.

El Pesquera Janus Reserva 1982 fue elegido entre los 8 mejores vinos del mundo

    Robert Parker, el gurú de la prensa especializada estadounidense, selecciona a Pesquera Janus Reserva 1982 entre los ocho mejores vinos del mundo. En su reconocida publicación The Wine Spectator afirmó: “ usted puede comprar un Château Petrus en una tienda que le puede costar 290 dólares o 300, o puede usted comprar un vino español con las misma características por 12 dólares".

     El tiempo ha dado la razón al empeño de aquel joven Alejandro. Ha sabido gestionar a la perfección el éxito conseguido, manteniendo el precio y la calidad de sus vinos. Ha cumplido con creces su sueño bodeguero que le acompaña desde su niñez. Ha conseguido hacer de su vocación, su profesión. Tras Tinto Pesquera, llegarían tres bodegas más: Condado de Haza, Dehesa la Granja y El Vínculo. También, se ha lanzado a gestionar su propio hotel, AF Pesquera, siempre con el apoyo personal y profesional de su mujer y su familia.

   Si por sus vinos parecen no pasar los años lo mismo sucede con él. A pesar de haber cumplido ya los 80, su vitalidad no decae. Lejos de acomodarse y contemplar el éxito de sus vinos, se mantiene siempre activo y supervisa hasta el último detalle de todo lo que sucede en sus bodegas. Asimismo, sigue con sus frecuentes viajes y compromisos por el mundo. A diario conduce desde Pesquera de Duero hasta su finca zamorana, Dehesa la Granja, donde no pierde la costumbre de almorzar acompañado de una copa de sus vinos. Mientras, continúa cosechando premios por su labor de difusión del vino español.

     Numerosos galardones, que Alejandro Fernández ha logrado, durante sus más de 40 años de trayectoria vitivinícola. Entre ellos destacan el Premio Nacional de Gastronomía Víctor de la Serna, en 1993 El Premio ‘Artvinun’, de Alemania, en 2009. Y algunos más recientes, en 2013, considerado entre los 20 mejores bodegueros del mundo según la revista internacional FINE. Así como, el premio Zarcillo a la Excelencia a la mejor trayectoria profesional, otorgado por la Junta de Castilla y León, por su impulso al sector del vino: en la renovación de los vinos en la Denominación de Origen Ribera del Duero y en el resto de España, convirtiéndose en un paradigma de empresario vitivinícola.

(Foto: burgosceg.es)