El incendio de Barx, sin llama tras arrasar 266 hectáreas

0
5

EFE.- El conseller de Gobernación, Serafín Castellano, ha ofrecido estos datos en una nueva comparecencia ante los medios tras la última reunión del puesto de mando avanzado establecido en Barx.

La evolución del incendio es "muy favorable" y se está enfriando el perímetro de la zona afectada, manteniéndose los mismos medios, tanto aéreos como terrestres.

Debido a las condiciones climatológicas, se va a seguir enfriando el perímetro y "no hay prisa para darlo por controlado", ha especificado Castellano.

Esta noche el viento soplará del sureste pero mañana volverá poniente más fuerte que hoy con previsiones de 35 ó 40 kilómetros por hora y por ello, según el conseller, se mantendrá el dispositivo preventivo aéreo y terrestre.

Respecto a las causas, Castellano ha señalado que se mantiene como principal hipótesis una posible negligencia.

Las personas desalojadas, tanto de la residencia de la tercera edad como de varias urbanizaciones, podrán ir regresando a partir de esta tarde a sus hogares.

La alcaldesa de Barx, María Hernandis, ha manifestado a Efe que, de las 168 personas evacuadas anoche de la residencia Mondúver, unas 70 -enfermos mentales- permanecen en la Casa de Cultura de Barx, y el resto fue trasladado a un geriátrico en Benirredrá.

Hernandis ha informado que a las 18 horas se reunirá con la dirección de la residencia para iniciar el regreso de los evacuados, y se establecerá un dispositivo para que el resto pueda hacerlo entre hoy y mañana.

Este es el tercer incendio que sufre este término municipal en la última década (los anteriores se registraron en 2002, 2005 y 2006, según ha dicho el conseller) y ha afectado a la misma zona, principalmente de matorral y monte bajo y localizada en la ladera de la montaña Mondúver.

El conseller ha detallado que, al tratarse de "quemado sobre quemado", el fuego "ha corrido mucho".

Según la alcaldesa, "en un principio no hubo alarma porque pensábamos que el fuego no llegaba a la zona de viviendas, pero cambió el viento y temimos por las urbanizaciones y el geriátrico, que fueron desalojados por el peligro de intoxicación por humo y como medida de precaución".

Un vecino de la urbanización de La Drova, Kiro Cánovas, ha relatado que su vivienda se encontraba a 100 metros de la línea del fuego y que sintió miedo porque las llamas "estaban demasiado cerca", y ha indicado que el temor de los vecinos era que se produjera un cambio de viento.

Cánovas, junto a otros vecinos, abandonaron sus casas avisados por los cuerpos policiales sobre las cuatro de la madrugada y acudieron al punto de encuentro ubicado en La Font de La Drova.

Ha lamentado que los medios aéreos se retiraran de la zona cuando, asegura, "todavía había luz para actuar".

Las urbanizaciones desalojadas son principalmente segundas viviendas y residencias de extranjeros.

Cincuenta vecinos, que fueron realojados en el Ayuntamiento de Barx de madrugada, abandonaron el edificio a primera hora de la mañana.

El fuego ha afectado también pero de forma poco significativa a los términos municipales de Xeraco y Benifairó de la Valldgina.