La organización agraria UPA-UCE se ha mostrado “feliz” ante la puesta en libertad de dos de sus  trabajadores: “No había otra alternativa, somos inocentes”, expresa Lorenzo Ramos, secretario general de UPA, añadiendo que “poco a poco se está demostrando que no se ha comido ningún delito”.

Ramos incide en que “no hay caso” y que la organización “ha realizado los asesoramientos que inicialmente la Guardia Civil aseguró que no se habían realizado”. También ha insistido en que que las actuaciones policiales están siendo “desmedidas”.

“La Guardia Civil ha sacado conclusiones condenatorias antes de que las personas que están siendo investigadas tengan la oportunidad de declarar ante la jueza”, denuncian desde UPA-UCE.

De igual forma, desde la organización inciden que tras los intensos registros y las extensas declaraciones de los investigados “ya no hay motivos que justifiquen la encarcelación de los dirigentes Ignacio Huertas y Maxi Alcón”, exigiendo su inmediata puesta en libertad.

De igual forma, el otro empleado de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA-UCE), en prisión desde el miércoles 14 y que ha prestado declaración durante la mañana del jueves en los juzgados de Mérida, también ha quedado en libertad sin fianza, según ha informado la organización agraria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here