El Magrama anuncia ayudas para el arbolado afectado por la sequía en Murcia

0
4

       En el caso de aquellos agricultores que tengan contratado un seguro contra la sequía para el almendro, aún cuando este tipo de seguro no cubre la muerte del árbol, Enesa-Entidad Estatal de Seguros Agrarios, según Haddad, podría compensarles hasta tres campañas con una indemnización como si la muerte del árbol estuviera cubierta por seguro particular.

      Además ha anunciado que dentro de los trabajos de las administración autonómica y central, en breve sacarán una norma que establezca ayudas a la replantación para aquellos agricultores afectados que no tuvieran seguro.

     El consejero de Agricultura, Antonio Cerdá, ha dicho que el Plan de Reconversión que reclama el sector agrícola y que no estaba contemplado, el subsecretario dará a conocer a la ministra el interés de los afectados para que se ponga en marcha.

     Por su parte, el sindicato agrario COAG ha advertido en un comunicado de prensa que la agricultura murciana de regadío puede sufrir un duro golpe al inicio de la campaña de hortalizas de invierno, y que el año hidrológico que comenzó el pasado 1 de octubre se presenta como "uno de los más complicados de los últimos años por la falta del agua necesaria para el riego de octubre a diciembre". Además advierten que "junto con los regantes tomarán de nuevo las calles".

Todo el sector calcula que las pérdidas han sido de 161 millones de euros


        Por su parte, el sector de frutos secos de la Región ha presentado un escrito firmado por todas las organizaciones agrarias y cooperativas en la que se reclama una ayuda total de 161 millones de euros, cifra que calculan ha sido el coste sufrido por esta sequía, que "ha provocado una catástrofe para el sector de frutos secos, secando más de 25.000 hectáreas de almendro en la Región de Murcia.

       En un escrito presentado a Haddad,  se destaca que la no recuperación de estas plantaciones, "provocaría unos gravísimos efectos medioambientales por quedar el suelo totalmente desprotegido,que serían equiparables a los que un incendio forestal pudiera provocar,lo que conllevaría devastadores efectos desde el punto de vista económico, social, y sobre todo, medioambiental".

      Por ello, el sector necesita que se articulen las medidas que proponemos por parte de las administraciones, regional, nacional e incluso comunitaria, para atender la situación desastrosa que la incesante sequía actual está causando en el cultivo del almendro, puesto que ni la muerte de los árboles ni las cosechas futuras perdidas cuentan entre las coberturas del actual sistema de seguros agrarios, además de tener en cuenta que en secano, los almendros no entrarán en producción hasta 6 ó 7 años después de la plantación, si la lluvia acompaña.

     Ante la perentoriedad de adoptar decisiones de replantación, antes de final de año, el sector necesita compromisos concretos escritos de las distintas administraciones antes de final de octubre. Por ello celebraremos asambleas informativas en las próximas semanas, para valorar la situación y la eventual realización de otras actuaciones, entre las que no descartamos todo tipo de movilizaciones.