El MARM colabora en el Plan de Conservación del águila perdicera en Castilla y León”

0
10

MARM.-El águila perdicera es una de las rapaces más amenazadas en España y está considerada “Vulnerable” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas

Técnicos de la Unidad de especialistas en manejo de fauna de la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal del MARM colaboran con técnicos y agentes medioambientales de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y con técnicos y especialistas del Instituto de Conservación de la Naturaleza y la Biodiversidad (ICNB) de Portugal, en acciones de conservación del águila perdicera Hieraetus fasciatus en el Parque Natural de Arribes del Duero (Salamanca-Zamora) y el Parque Natural do Douro Internacional.

Los trabajos se están llevando a cabo en el marco de un Convenio específico de colaboración entre la Fundación Tierra Ibérica y la Fundación Patrimonio Natural de la Junta de Castilla y León para la realización del Proyecto “Acciones de Desarrollo del Plan de Conservación del águila perdicera en Castilla y León”, que se desarrolla desde 2008.

El águila perdicera es una de las rapaces ibéricas que mayor regresión ha sufrido en los últimos años, lo que motivó su inclusión en “Vulnerable” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, de acuerdo con el Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero.

La población castellano- leonesa de águila perdicera se ha reducido a más de la mitad en las últimas dos décadas, siendo múltiples las causas de esta reducción, apuntando como las más claras la pérdida de hábitat, la mortalidad por persecución directa, la electrocución y colisión con tendidos eléctricos y la baja productividad por escasez de sus presas principales (conejo y perdiz).

Por todo ello, la Junta de Castilla y León, en colaboración con el MARM y el Equipo de Biología de la Conservación de la Universidad Autónoma de Barcelona, está desarrollando diversas actuaciones, entre las que destacan el seguimiento exhaustivo de las poblaciones de águila perdicera de Burgos, Zamora y Salamanca, el aporte de recursos tróficos a determinadas parejas, así como el análisis de la situación de las principales especies presa, en colaboración con los cotos de caza, con acciones puntuales de recuperación del conejo de monte. También se trabaja en la revisión de tendidos eléctricos peligrosos para proponer su adecuación.

En el último año se han visto señales positivas en los parámetros reproductores de la población de águila perdicera en Castilla y León, superándose por primera vez el valor medio de productividad para la especie en España, que se sitúa alrededor de 1 pollo/ pareja año. La continuidad de las acciones contempladas en este Plan de Conservación, se plantea como una herramienta imprescindible para garantizar la conservación de esta especie emblemática.