El MARM pone en servicio el Camino Natural de la Senda del Oso

0
7

MARM.-Entre otras, las actuaciones han consistido en el acondicionamiento del firme, colocación de obras de fábrica para la evacuación de agua, instalación de una pasarela peatonal y una barandilla a lo largo del camino, y la revegetación de algunos tramos.

La Dirección General de Desarrollo Sostenible del Medio Rural ha puesto en servicio el Camino Natural de la Senda del Oso, en Asturias, en el tramo comprendido entre los municipios de Entrago y Cueva Huerta, tras la finalización de las obras realizadas en su recorrido, que han contado con una financiación del MARM de 1.043.192 euros.

El tramo puesto en servicio, que tiene una longitud de 8,7 kilómetros y está dividido en seis etapas, enlaza las localidades asturianas de Entrago, San Martín, Las Veigas, Riellu, San Salvador, Trespesoires y Cueva Huerta, en un recorrido que potencia los valores paisajísticos, históricos, culturales y recreativos de la zona, en correcta consonancia con el resto de actividades humanas que se desarrollan en el entorno.

Las actuaciones, realizadas en el marco del convenio suscrito entre el Ministerio y el Principado de Asturias en materia de Caminos Naturales, han consistido en el acondicionamiento del firme, con aporte de zahorra, y en la colocación de obras de fábrica para la evacuación de agua: sangraderas, cunetas, caños, muros y badenes.

Asimismo, se ha instalado una pasarela peatonal de madera, rematada en piedra, sobre el arroyo El Reguero, y se han recuperado varias fuentes y lavaderos antiguos. También se ha colocado una barandilla rústica a lo largo de todo el camino.

Igualmente, se ha procedido a la revegetación en las zonas más degradadas, se ha instalado diversa señalización, y se ha adecuado el acceso al museo Parque de la Prehistoria, situado en las inmediaciones de la localidad de San Salvador.

Este tramo de La Senda del Oso discurre íntegramente por terrenos del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa, un espacio protegido declarado en el año 2006, que abarca una superficie de 45.152 hectáreas de los concejos de Lena, Quirós y Teberga. Este Parque Natural contiene una notable riqueza vegetal, con importantes superficies forestales de robles, castaños, hayas y abedules. En cuanto a la fauna, este espacio protegido es de gran trascendencia para la conservación de dos especies en peligro de extinción: el oso pardo y el urogallo cantábrico.

Las obras de este tramo, que cumplen con los criterios del Programa de Caminos Naturales desarrollado por el MARM, se unen a los más de 4.600 kilómetros existentes de Caminos Naturales construidos desde el año 1993, contribuyendo a diversificar la actividad económica en el medio rural, potenciando la oferta turística.

Asimismo, el impulso de los Caminos Naturales favorece la conservación de los espacios naturales, a través de la educación medioambiental, y favorece el mantenimiento del patrimonio cultural y tradicional de las zonas por donde discurren, dotando de nuevas funcionalidades a infraestructuras abandonadas y permitiendo, de este modo, el cuidado y transmisión del legado cultural de los territorios.