El Mercado del Mueble prevé 3.670 millones de facturación en 2013

0
5

    El informe del observatorio del mueble también revela otras informaciones que dan cuenta de cierto optimismo de cara al futuro inmediato, como la expectativa de continuidad en el incremento de las exportaciones, consecuencia también del una posición de las empresas más volcada a esta opción de negocio.

Apuesta por la exportación

   De hecho, un 63 por ciento de las empresas españolas fabricantes de mobiliario tienen integrados en su gestión procesos de comercialización con países terceros, circunstancia que se ha incrementado en los últimos años de manera significativa, según refleja el último informe que sobre el sector español del mueble ha publicado recientemente el Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines, AIDIMA.

   En la actualidad, el sector del mueble en España representa el 0,38 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), siendo las autonomías andaluza, catalana, valenciana y madrileña, las que cuentan con mayor número de empresas. El sector ocupa a más de 75.000 profesionales, con una estructura industrial fuertemente atomizada, donde más de la mitad de las empresas tienen menos de 20 trabajadores, y un alto porcentaje son autónomos.

   El documento arroja también datos interesantes acerca de la opinión de los empresarios del sector sobre la evolución de la exportación. En este sentido, el clima empresarial es positivo en cuanto al futuro de las exportaciones, al asegurar un 45,7 por ciento de las empresas que esperan un crecimiento en este área.

   Del mismo modo, atendiendo a la expectativa de ventas y precios, la mayoría considera que las ventas se mantendrán en los niveles actuales, y la mayor parte de las empresas (un 72,15 por ciento) asegura que los precios no van a sufrir variación.

Freno a la deslocalización

    Hoy por hoy, el 91 por ciento de los fabricantes españoles de mobiliario están elaborando sus productos exclusivamente en España, cifra que se ha incrementado respecto a años anteriores cuando el índice de producción en el extranjero alcanzaba el 14 por ciento de la totalidad de empresas, refleja el informe de AIDIMA.

   Este dato supone un incremento en el número de empresas que han abandonado la práctica de la deslocalización productiva y que han apostado por la producción interna para sus productos, “mejorando así el índice de empleo del sector”, explica el documento, que recoge en sus consideraciones que “a pesar de las dificultades es un momento adecuado para planificar estrategias y preparar acciones que permitan afrontar nuevos retos y valorar oportunidades, con información, recursos adecuados y apostando por la I+D+I ”, precisa.