El Mercado que negocia los contratos de futuros del aceite camina hacia los 10 años

0
9

   Por eso, en 1999 se constituyó la sociedad promotora de dicho mercado, que componían 23 socios promotores, 21 entidades financieras, más la Fundación del Olivar y la Junta de Andalucía, sociedad promotora a la que siguió la mencionada sociedad rectora.

    El MFAO no es ajeno a la situación de incertidumbre que se vive en el sector oleícola como consecuencia de la escasa cosecha producida en España en la campaña 2012/2013 (poco más de 600.000 toneladas), del estancamiento de los precios en origen y de la recta final de la negociación de la reforma de la Política Agraria Comunitaria (PAC).

    El presidente del MFAO, Manuel León, reconoce que este instrumento nació "con la vocación de ser una herramienta al servicio del sector oleícola", aunque admite que ha tenido "un crecimiento lento, pero sostenido, desde el comienzo de su actividad", y resalta que se ha favorecido el encuentro entre compradores y vendedores, realizando operaciones de cobertura o protección ante el riesgo de variación de precios.

    De esta manera, según subraya el responsable del MFAO, los productores de aceite de oliva (agricultores, cooperativas y almazaras) que conforman el primer eslabón de la cadena de valor pueden asegurar los precios de venta de la cosecha futura, mientras que los envasadores e industriales se pueden asegurar el precio de aprovisionamiento, por lo que pueden ofrecer un precio estable para un gran plazo a una cadena de distribución.

    Un contrato de futuros sobre aceite de oliva es un acuerdo entre dos partes para entregar o recibir una tonelada de aceite en una fecha futura y por un precio acordado, es un contrato a plazo negociado en un mercado oficial.

    El presidente del MFAO destaca, además, la transparencia con la que opera este instrumento, que tiene unas reglas uniformes y la garantía de las operaciones registradas, que son publicadas en tiempo real, lo que lo convierte en "referente como observatorio de precios para el sector".

    Señala que para operar en el MFAO sólo basta con abrir una cuenta a través de una entidad financiera miembro del Mercado, y la negociación es electrónica y pública (www.mfao.es), por lo que en la pantalla de negociación los clientes publican las órdenes de compra y venta para cada uno de los vencimientos e, igualmente, se publican las operaciones que acuerdan.

    León también admite que el MFAO trabaja para obtener "una mayor penetración en el sector oleícola, tanto nacional como internacional, con el objetivo de conseguir aumentar el número de participantes y los niveles de liquidez, factores que contribuyen a una mayor eficiencia del mercado".

    El presidente del MFAO augura una "evolución favorable" de la sociedad rectora como consecuencia del aumento del volumen de contratación registrado en los últimos meses y por el número de clientes que operan en el mismo, aunque puntualiza que la negociación también depende de otros factores, como las existencias de aceite de oliva, el consumo interno, las exportaciones o las expectativas de la próxima cosecha.

    Estos factores influyen en la volatilidad de los precios y, por consiguiente, en la negociación del MFAO, porque "a mayor volatilidad de precios, mayor interés de los operadores en negociar contratos de futuros para operaciones de cobertura o de inversión", según apostilla.

    Desde que inició su actividad en el 2004, el MFAO, que cuenta con unos 230 clientes, ha cerrado sus ejercicios económicos con cifras dispares en contratos, en promedio diario o en valor de la producción negociada, y si bien cerró el 2012 con 213.000 euros de pérdidas, en este primer trimestre del 2013 ya acumula un beneficio de 136.000 euros.

    El MFAO cerró el ejercicio del 2012 con cerca de 98.000 contratos, un 28 por ciento más que en el 2011, el valor de producción negociada en el pasado año se acercó a los 214 millones de euros y el precio medio de contratos fue de 2.082 euros, cifras que en este primer trimestre del año se han visto muy mejoradas en relación al mismo periodo del año anterior por el mercado que negocia aceite de oliva con contratos de futuros.