El número de explotaciones cunícolas se reduce un 3,9 % a 1 de abril de 2011

0
11

EFE.- El número de explotaciones cunícolas se situó a 1 de abril de 2011 en 3.806, frente a las 3.963 del mes de junio de 2010, lo que supone una reducción de un 3,9 %, según los últimos datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM).

En los últimos cuatro años el descenso en el número de explotaciones cunícolas ha sido continuado.

Así, en 2007 había 5.195 explotaciones; en 2008, 4.749; y en 2009, 4.543.

Por Comunidades Autónomas, destaca Cataluña, con 1.476 explotaciones (-3,9 %), seguida de Aragón, con 358 (-1,9 %); Galicia, con 317 (-4,2 %); Castilla y León, con 298 (-1,9 %); Comunidad Valenciana, con 245 (-1,2 %); Castilla-La Mancha, con 221 (-1,7 %); Extremadura, con 214 (+7 %) y Canarias, con 195 (-8,4 %).

Los datos del Ministerio recogen que, del total de explotaciones y según su clasificación zootécnica, destacan las dedicadas a la producción de gazapos para carne (3.087); a la producción de caza para repoblación (237); a multiplicación (62); y a selección (23).

En cuanto al censo de conejos en España, las cifras del Ministerio apuntan que a 1 de abril de 2011 se sitúa en 5.642.755, un 3,6 % menos que en el mes de junio de 2010, de los que 3,62 millones corresponden a cebo, un millón a hembras reproductoras, 45.298 a machos reproductores y 223.509 a reposición.

Respecto a la producción de carne de conejo en España, en 2010 se situó en 63.242 toneladas, un 3,3 % más que un año antes, mientras que en la Unión Europea (UE) fue de 332.000 toneladas, cifra similar al año anterior.

España se mantiene como tercer productor comunitario, por detrás de Italia, con 130.000 toneladas, y Francia, con 91.000 toneladas.

Respecto al comercio intracomunitario de la carne de conejo, España importó 413 toneladas (-15,7 %), frente a unas exportaciones de 3.786 toneladas (+101 %), mientras que de fuera de la UE, España adquirió 65 toneladas (-45,3 %) y vendió al exterior 227 (-34,3 %).

El consumo, por su parte, se mantiene desde 2008 en 1,3 kilogramos por habitante y año.