El olivar podría sufrir recortes en lqas ayudas de la PAC

0
12

EFE.- El sector olivarero tradicional debe tomar medidas "urgentes" para paliar "la devastadora caída de precios" en origen por la que atraviesa y anticiparse a los efectos "perniciosos" de un probable recorte de las ayudas comunitarias de la Política Agraria Común (PAC) más allá de 2013.

Así lo afirman los profesores María del Mar Velasco y Raquel Puentes (Universidad de Jaén) y Juan Vilar (GEA Westfalia Separator Ibérica) en un artículo publicado en la última revista del Consejo Oleícola Internacional, en el que recomiendan la concentración de la oferta, la reestructuración del olivar y la promoción.

Los autores han advertido de que el presupuesto agrícola europeo para 2014-2020 podría caer entre un 5 y un 15 % por la crisis económica y los rescates de Irlanda y Grecia.

Apuntan que en general, según "el más probable de los escenarios", las ayudas agrícolas en la Unión Europea (UE) pasarían de 371 euros/hectárea de media en 2010 a unos 300 para el período 2014-2020 (150 euros en una tasa básica, 60 euros de ayuda adicional; 30 de pagos adicionales por limitaciones naturales y 60 euros como componente para regiones y sectores específicos).

En el caso del olivar, las ayudas de la PAC suponen en la actualidad el 53 % del volumen total de los pagos directos en comunidades como Andalucía, principal región productora, con una media de 571 euros por hectárea, panorama que cambiará, según estos expertos, a partir de 2013, tanto por la crisis como por el reequilibrio probable de las ayudas a países del Este de Europa.

Por ejemplo, la media de pagos recibidos por los antiguos 15 socios de la UE se sitúa en torno a 371 euros ahora, pero la de los 12 últimos incorporados es de 180, lo que supone una diferencia que supera el 52 %.

En este horizonte post 2013, el olivar de tipo tradicional recibirá 300 euros por hectárea en ayudas de la PAC como máximo -incluidas todas las tasas, bonos y componentes previstos-, lo que hará "rentable en muy poca medida" en el escenario de precios actuales, con un margen neto inferior al 3 %.

Estos expertos aconsejan tomar "desde este momento medidas urgentes" para la mejora de la renta neta de los olivareros tradicionales, modalidad imperante en España, con la concentración de la oferta o la comercialización conjunta como prioridad.

Ahora existen un total de 1.734 almazaras con "escasa orientación al mercado" en España, país con un consumo de 537 millones de kilos de aceite, por lo que estos operadores deben iniciar un proceso de "adecuación, profesionalización y concentración de la oferta", como en su día hicieron los compradores.

También apuestan estos expertos por la promoción como fórmula para aumentar el consumo global, puesto que de cada 100 gramos de grasas vegetales y animales demandas en el mundo, tan solo 2 gramos son de aceite de oliva, y porque cada vez habrá mayores existencias.

En este sentido, han detallado que entre 150.000 y 300.000 hectáreas de olivar entrarán en producción cada año en el mundo y, en diez ejercicios, se obtendrán 4 millones de toneladas de aceite.

Han subrayado que, de producirse un descenso o contención del consumo, la presión de la oferta sobre la demanda "generaría una caída de precios" mayor, que sólo podrían asumir aquellos aceites más competitivos procedentes de cultivos intensivos o superintensivos.

Entre las salidas para el sector deben figurar, también, la reestructuración o transformación del olivar tradicional en otro de mayor densidad y de un solo pie para reducir los costes de recolección -con la introducción de la mecanización-, la explotación conjunta de fincas o mediante empresas de servicios y la integración empresarial.

La estrategia basada en la calidad y la seguridad alimentaria son otras de las recetas de los expertos para responder a la crisis de rentabilidad del olivar tradicional o extensivo.