El pago de cada regante con la subida eléctrica se sitúa entre los 600 y 700 euros por hectárea

0
4

    Así en Andalucía se espera que más de 4.000 regantes procedentes de toda comunidad se concentrarán ante la sede de la Delegación del Gobierno en Andalucía, de manera sincronizada con la del resto de regantes de España. En este caso, ara escenificar la situación a la que aboca el regadío la subida de los costes eléctricos, los regantes llevarán varios burros que portarán cántaros de agua. “Esa será la forma de regar a la que volveremos, como nos descuidemos, porque desde luego lo que está claro es que, con estas tarifas eléctricas, los modernos sistemas de riego no nos sirven porque elevan los costes fijos a niveles que hacen nuestras explotaciones no sean rentables”, ha explicado Margarita Bustamante, presidenta de Feragua, asociación que coordina la concentración del regadío andaluz, a la que se han sumado unánimemente todas las asociaciones andaluzas de regantes: Areda, Rega, Corehu, Feral, Coreca, Acoregra, Freshuelva, Asociación de Citricultores de Huelva Grupo Remolachero, las organizaciones profesionales agrarias ASAJA, COAG, y UPA, y la Federación de Cooperativas Agrarias de Andalucía, FAECA.

    Los regantes andaluces calculan que la última subida contenida en el decreto del 1 de agosto significará para el regadío andaluz un sobrecoste de más de 37 millones anuales, que se suma al incremento continuado de la tarifa eléctrica que el regadío viene soportando en el último lustro, de más del 80%, con un incremento de los costes fijos (regulados) superior al 1000% en muchas zonas regables.

    Este crecimiento desproporcionado, unido al incremento del consumo de energía eléctrica asociado al proyecto de modernización (superior al 60% en las comunidades modernizadas), supone ya que de media, el 40 % de los que le cuesta el agua al agricultor de riego tenga que ser destinada al pago de la factura de la luz, llegando en algún caso a superar el 75%.

FEREBRO asegura que ya se palantean seguir o no con la modernización

    Por su parte, la Federación de Comunidades Regantes de la Cuenta del Ebro (FEREBRO) ha afirmado que los costes energéticos para los agricultores son "insostenibles" y ha reclamado soluciones al Ministerio de Industria.

   Así lo ha indicado el presidente de la Federación, César Trillo, quien ha recordado que en 2008 desapareció la tarifa eléctrica específica para regadío, desde entonces, el aumento de los costes, están llevando al sector a "una situación insostenible".

   Este incremento se debe, en parte, a que las comunidades de regantes están inmersas en procesos de "modernización", para ahorrar agua, pero al pasar a sistemas de riego por presión la mayoría de los regadíos empiezan a usar energía eléctrica.

    "Muchas comunidades se están planteando si hacen la modernización o no. El coste energético después de la modernización, sobre todo cuando se van haciendo dos cosechas, está por encima de 300 euros por hectárea y año –en el 2008 unos 140 euros–", ha mencionado Trillo, quien ha añadido que una comunidad modernizada tiene que estar pagando esta modernización, más los gastos de la confederación y de la comunidad general y de base.

    En este punto, ha agregado que la comunidad que preside, Riegos del Alto Aragón, se está pagando "entre 600 y 700 euros por hectárea y año" cada regante, por lo que "antes de cometer una modernización uno se lo piensa".