El PP pide una reparación económica y moral a España por la crisis del pepino

0
3

EFE.- El secretario general del grupo popular en el Congreso, José Luis Ayllón, ha avanzado hoy, en conversación con los periodistas, el contenido de una interpelación que su partido defenderá la semana que viene en la Cámara, y que tiene por fin el diseño de una campaña que realce el valor de la "marca España".

Lo que pretende el PP con dicha campaña es mejorar "el posicionamiento estratégico de las empresas españoles" en el mercado exterior.

Para los populares, como ha comentado Ayllón, se trata de una prioridad habida cuenta de que las perspectivas económicas sitúan la recuperación aún lejos.

Esa lentitud en la recuperación, cuando otros países de la UE se encuentran en expansión, "ha deteriorado rápidamente la imagen de España en los mercados internacionales" y se ha convertido en un lastre" para las empresas del país, señala el PP en el texto de su interpelación.

Por si fuera poco, añade este grupo, hay que sumar "la diligencia del Gobierno en la defensa de los intereses comerciales" de los productos españoles.

La llamada "crisis del pepino" es un ejemplo de ello, según el PP.

Ayllón ha reconocido que desconoce las posibilidades del Gobierno para interponer una demanda por los daños que al sector agrícola han causado las declaraciones de la comisaria de Sanidad en la ciudad-Estado de Hamburgo, para quien el origen de la propagación de la bacteria E.Coli estaba en los pepinos españoles.

Pero sí ha pedido al Gobierno que deje de lado "las contradicciones", como "estar un día en Almería y decir que defenderán a los agricultores y estar otro día en Alemania y decir que, bueno, basta una campaña institucional" para recuperar las pérdidas.

Tampoco sirve, según Ayllón, que el Gobierno excuse que la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, no responda una pregunta parlamentaria sobre el asunto porque la gestión corre a cargo del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural, y después es el secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, que depende de Jiménez, el que coordina las negociaciones comunitarias.

Queda al descubierto, de este modo, "la incompetencia del Gobierno", para quien el agujero económico creado en los agricultores españoles han de cubrirlo "fuera".

Por ello, el PP exige "una reparación económica" desde el exterior, pero también "una reparación moral" debido a la pérdida de un prestigio "bien ganado" que tenían los productos españoles en el mercado internacional.

Éste será uno de los ámbitos en los que el grupo popular centrará su estrategia parlamentaria de la semana que viene.

Con la mirada en la sesión de control, Mariano Rajoy preguntará a José Luis Rodríguez Zapatero por la preocupación de los ciudadanos por el paro, en tanto que la portavoz, Soraya Sáenz de Santamaría, se enfrentará a Alfredo Pérez Rubalcaba por la gestión de la situación económica.

Al ministro de Interior preguntará el PP también si en ese Departamento se cumple la ley.

Por otro lado, Ayllón ha comprometido el apoyo de su grupo a la ampliación indefinida de la duración de la misión española en Libia.