El precio de la leche en CyL, el más bajo de la UE

0
9

UCCL .- Desde hace varios años el sector de vacuno de leche viene soportando una profunda crisis de rentabilidad consecuencia, en principio, de los bajos precios en origen percibidos por los ganaderos por su producto, situación que se ha acentuado, con posterioridad, con el fuerte aumento que han experimentado los factores de producción.

Según los datos que ha podido recoger distintas fuentes de la Unión Europea en lo que al valor de la leche en las explotaciones se refiere no parece que se vislumbre salida, al menos, a corto y medio plazo pues el que se percibe en Castilla y León es uno de los más bajos pagado en los estados miembros.

Ante todas estas circunstancias, la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) urge a que se produzca un cambio en la actuación de las industrias lácteas y la distribución en el sentido de establecer un marco estable de relaciones contractuales que tenga como finalidad la determinación de un precio en origen rentable para los ganaderos pues, de lo contrario, cabe la posibilidad de que, en un margen no muy grande de tiempo, el sector de vacuno de leche desaparezca de esta región pues resulta insostenible que se pueda seguir produciendo a pérdidas, al superar, mes tras mes, los gastos a los ingresos

Esta Organización insta a las distintas Administraciones a que otorguen a este sector la importancia que realmente tiene para lo que, un primer paso, puede ser el mantenimiento de un encuentro en el que participen todas las partes implicadas: industria, productores, distribución y Administración.

El precio de la leche en España sigue a la cola de los percibidos por los ganaderos comunitarios en el mes de febrero, así la media en los 27 estados miembros de la Unión Europea se ha situado en los 0,34 € / frente al 0,31 que han cobrado los españoles. Si se analiza lo que perciben otros profesionales europeos conviene señalar que, por ejemplo, los holandeses reciben, como media, 4,7 céntimos € / kg, los daneses 3,8, los alemanes 2,2 y los franceses 2,1 que sus homónimos españoles.