El precio del porcino se sitúa un 10% por debajo de los costes de producción por el veto ruso

0
9

      “Estamos hablando, por tanto, de una situación límite –comenta el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado–. Las cotizaciones se han desplomado y la viabilidad de muchas granjas se encuentra seriamente comprometida porque ninguna empresa puede seguir manteniendo la actividad si pierde dinero todos los días. Sin duda, y aunque tampoco ayudan otros factores como el aumento del precio de la energía, la causa principal de lo que está ocurriendo no es otra que el bloqueo comercial impuesto por Rusia.”.

     Efectivamente, el cierre de las fronteras del citado país está causando graves distorsiones en el normal funcionamiento de los mercados europeos. Alemania, principal productor de porcino en el seno de la Unión Europea (UE), al no poder exportar a Rusia este año está viéndose forzada a enviar a otros destinos del ámbito comunitario la producción que antes remitía al mercado ruso, de tal manera que el circuito comercial del porcino en la UE se encuentra saturado de oferta, con la consiguiente repercusión a la baja sobre los precios.

El sector en España es el que más sufre la llegada de excedentes de otros países

     El sector español está sufriendo de lleno esta dinámica regresiva que se ha instalado en los mercados. España exporta cada año en torno al 30% del volumen total de porcino que se cría en sus granjas y, en consecuencia, necesita encontrar una salida fuera del mercado español a la referida cantidad. Sin embargo, esta campaña, y a raíz del veto ruso, esa producción de porcino que habitualmente se destinaba a la exportación está compitiendo con los excedentes de otros países europeos que también buscan acomodo para su oferta de porcino sobrante, sin que opciones alternativas como puedan serlo los mercados asiáticos sirvan para dar respuesta a las necesidades comerciales cada vez acuciantes del sector porcino europeo.

     “El desastre está servido –lamenta Cristóbal Aguado– y es preciso que las Administraciones, empezando por la Unión Europea, actúen”. El presidente de AVA-ASAJA critica con dureza que “de manera incomprensible, la Comisión Europea dejase al sector porcino fuera de la lista de sectores agropecuarios incluidos entre los beneficiarios del paquete de ayudas compensatorias para los afectados por el bloqueo ruso. Una vez más, queda demostrado que la Política Agraria Común (PAC) no sirve para ofrecer soluciones a las crisis de mercado y, por eso mismo, es necesario un replanteamiento general, pero mientras tanto habrá que buscar algún tipo de compensación para los productores de porcino”.