El presidente de Eulen dice que sus hijos díscolos "vacían" la dueña de Vega Sicilia

0
28

   Ha explicado que el "subterfugio, a través del cual han llegado a tal resultado, ha consistido en vender a la patrimonial El Enebro -sociedad que dominan y, en exclusiva, administran- la casi totalidad de sus títulos en Eulen garantizándose el pago de la compraventa mediante una prenda de la mayoría de las acciones de Vega Sicilia -sociedad participada al 100 % por El Enebro-.

    Y se han reservado, además, a su favor, un derecho preferente sobre los dividendos que produzca Vega Sicilia, así como los derechos políticos correspondientes a las acciones pignoradas.

    Según el comunicado, con esta maniobra "clandestinamente urdida", los hijos díscolos siguen manteniendo en Eulen -ahora a través de El Enebro- la misma participación que antes tenían, a título personal, en dicha sociedad.

    Añade que la diferencia entre el "antes" y el "ahora" estriba en "los más de 80 millones de los que han dispuesto en su beneficio, empobreciendo el patrimonio de El Enebro, en perjuicio de las legítimas expectativas de su padre y de los derechos actuales de los restantes accionistas, el propio David Álvarez y sus hijos, Jesús David y Mª José, titulares conjuntamente de un 30 % del capital.

    Álvarez asegura que él y sus dos hijos afectados "están dispuestos a defender sus derechos por las vías que legalmente procedan".

Los ‘díscolos’ se defienden y aclara su operación


    Por su parte, 
fuentes de El Enebro han indicado a Efeagro que los cinco hermanos Álvarez que controlan el 70% de esta sociedad han vendido la mayoría de sus acciones en Eulen (menos una pequeña parte que les autoriza a participar en los consejos) a la sociedad patrimonial El Enebro.

    Una operación que, aseguran, se lleva a cabo de forma transparente y en igualdad de condiciones para el resto de los accionistas.

    Han subrayado que para ello habían ofrecido en abril de 2013 sus acciones al resto de los accionistas de El Enebro, su padre y sus otros dos hermanos, quienes, aseguran aceptaron el precio. Precisan que tras unas negociaciones en las que está prácticamente decidida la compra de un paquete de acciones, David Álvarez rechaza en el último momento esa compra.

    Detallan que la operación se lleva a cabo mediante 5 compraventas independientes pero vinculadas y que el precio de la acción procede de una valoración realizada por Deloitte por encargo de Eulen.

    El Enebro no se endeuda para pagar esa compra de acciones sino que las irá pagando progresivamente en 8 años.

    Cada uno de los cinco hermanos tenía un 5,4% de Eulen, que en totl suman más de un 27% de la compañía y, además, El Enebro ya poseía un 9,3 % del capital social de Eulen, al margen de las participaciones individuales de los cinco hermanos. De esta forma y tras la operación, El Enebro se convierte en el segundo accionista de Eulen con un 36,3 % de las acciones.

    Han asegurado los cinco hermanos son los mayoritarios en El Enebro y que el usufructo del padre es temporal y está pendiente del recurso al Supremo.