El presidente de la CHE dice que no espera crecidas del Ebro a corto plazo

0
8

EFE.- De Pedro ha hecho estas manifestaciones a los periodistas en Logroño, donde ha inaugurado una exposición sobre las inundaciones del Ebro, que puede verse en la Casa de las Ciencias de la capital riojana hasta el próximo mes de abril.

La muestra recoge diferente material fotográfico sobre las crecidas del río Ebro durante más de medio siglo, lo que acredita que las inundaciones son algo "natural" en esta cuenca, ha dicho.

De Pedro ha dado por cerrado el periodo de avenidas en el Ebro que comenzó hace dos semanas, aunque ha admitido que, tras una "breve tregua", comenzarán de nuevo las precipitaciones, que se esperan, principalmente, en forma de nieve.

Ha indicado que no se espera que ocurra nada similar a lo de las pasadas semanas, en las que llegó a "temer" por una inundación en la ciudad de Vitoria y por situaciones "preocupantes" en Navarra, ha admitido, algo que no sucedió debido a una "correcta" política de gestión de embalses.

Ha pronosticado un descenso paulatino de los caudales en toda la cuenca y su "normalización", salvo que se vuelvan a producir lluvias de mucha intensidad.

Ahora, su principal preocupación son los daños producidos en cultivos agrícolas porque se han inundado "miles" de hectáreas, según ha afirmado.

También ha dicho que ha habido ocasiones con caudales más importantes que estas últimas inundaciones, aunque, esta vez, se han prolongado más días, por lo que los efectos en las cosechas serán "más intensos", ha reconocido.

Para evaluar esos daños, se ha referido a que se creará una comisión, en la que se integrarán representantes de Aragón, Navarra y La Rioja y que estudiará cómo minimizar los efectos de futuras crecidas, principalmente para las personas, pero también para explotaciones agrícolas y ganaderas.

El presidente de la CHE ha indicado que las inundaciones causadas por el Ebro son "algo natural", ya que la cuenca tiene "dos caras de la moneda": el aumento de caudal en poco tiempo y las seguías.

El nivel de agua actual del Ebro garantiza el agua de boca y para usos agrícolas y energéticos en la cuenca, especialmente en la margen izquierda, aunque en la derecha, desde su mitad hacia abajo, todavía hay sequía y espera que en primavera esta situación mejore, ha afirmado De Pedro.

También ha aludido al principal proyecto que la CHE tiene en La Rioja, el de la presa de Enciso, que ha considerado como "una prioridad" y ha recordado que sus obras se han reprogramado debido a la situación económica.

"Esperamos que este año se ponga en marcha y coja velocidad para cumplir el objetivo de que esta legislatura sea casi una realidad", ha concluido.