El proyecto La Vaca que Pasta que está realizando el grupo Praderas de Cantabria está llegando a diferentes conclusiones que demuestran las ventajas de la alimentación de las vacas con pastos y determinando las pautas para crear una futura marca de calidad de la leche de la región.

El consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, ha destacado la “apuesta decidida” de su departamento para fomentar que el vacuno de leche de la región se alimente en base a pastos y ha subrayado que la investigación y la innovación deben ser los ejes sobre los que gire el futuro de la ganadería en Cantabria.

En el grupo de trabajo participan Ugam-Coag; AgroCantabria Sociedad Cooperativa; Área de calidad de los alimentos de origen animal del Centro de Investigación y Formación Agraria; el CIFP La Granja; los de departamentos de ingeniería química y biomolecular y de química e ingeniería de procesos y recursos de la Universidad de Cantabria: y empresarios del sector.

El objetivo del proyecto La Vaca que Pasta , según ha explicado Oria, es transferir el conocimiento resultante de las investigaciones llevadas a cabo tanto a los productores como a los empresarios y consumidores, de manera que todos los agentes implicados sean conscientes de los beneficios que aporta este tipo de alimentación de ganado.

Las vacas que pastan o comen hierba fresca producen leche y carne con “grasa más saludable”

Concretamente, con la alimentación a base de pastos, señalan los investigadores, se logra una mejora de ácidos grasos poliinsaturados en la leche y la carne de vacuno, una reducción de la huella hídrica y de carbono en la producción, fomentar el desarrollo social y económico de las zonas rurales fijando a la población, y mantener la orografía característica de las praderas de Cantabria

Se concluye que las vacas que pastan o comen hierba fresca producen leche y carne con “grasa más saludable”, disminuyendo la incidencia de obesidad y diabetes, presión arterial y enfermedades cardiovasculares.

Además, a través de este grupo operativo se ofrecen elementos de mejora agrícola ganadera entre los productores de la región para poder desarrollar su actividad dentro de los importantes retos actuales y contribuir a mantener la economía de nuestros pueblos.

Mediante estudios de huella de carbono y ácido grasos se ha demostrado la mejora de resultados cuando las vacas se alimentan de pasto o hierba fresca en pesebre.

Este tipo de alimentación mejora el perfil de los ácidos grasos poliinsaturados y la calidad nutritiva de la leche y la carne de vacuno.

La huella de carbono, hídrica y los diferentes impactos ambientales analizados pueden servir para alcanzar mayores eficiencias productivas, medioambientales y sostenibles en el tiempo, ya que los prados naturales son clave para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Así mismo los índices de ruralidad han de contrastar el valor de las personas que dan vida a nuestros pueblos.

El eproyecto La Vaca que Pasta señala que cuanto más se adecúa la ganadería a su máxima producción, se puede desviar del reto de minimizar la huella de carbono, no así la hídrica que se potencia claramente.

Dada lo orografía de Cantabria, existen muy pocas zonas cultivables, por lo que “está justificada una importante densidad de ganado para el aprovechamiento de los prados naturales”, según el estudio.

El reto es ser más eficientes en los procesos de producción, en el manejo del ganado y del territorio

Y se refleja también que todas las ganaderías de la región son familiares, con un nivel de animales muy alejado del manejo industrial de la producción de carne o leche, ya que está estrechamente ligado al terreno disponible.

Por tanto, el reto del proyecto La Vaca que Pasta es ser más eficientes en los procesos de producción, en el manejo del ganado y del territorio, tecnificarnos lo adecuado para ello, reduciendo en lo posible la emisión de gases de efecto invernadero sin perder la calidad de nuestras producciones agrarias.

Pero, además de tratar de mejorar la calidad del producto (leche y carne) el proyecto tiene otros objetivos medioambientales, como aplicar el conocimiento y las herramientas desarrolladas a las explotaciones de orientación láctea y cárnica, con el objetivo de mejorar la salud medioambiental de las mismas y por extensión, contribuir con la mitigación de gases de efecto invernadero.

También se tratará de caracterizar los diferentes impactos ambientales producidos a escala de explotación, entre otros: la huella de carbono, huella de nitrógeno total y reactivo, acidificación y eutrofización potencial, huella energética, ocupación del territorio y huella hídrica.

Por el momento, el presidente de Agrocantabria, José Ángel Pereda, ya ha anunciado que la cooperativa tiene intención de comercializar un queso que garantice que está elaborado con leche de vacas alimentadas con pastos, al amparo de este proyecto La Vaca que Pasta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here