El saneamiento ganadero en CYL divide a las organizaciones agrarias

0
25

    En un comunicado, a ALIANZA UPA-COAG destaca que se les ha comunicado los porcentajes de brucelosis y tuberculosis en  las explotaciones bovinas de nuestra comunidad autónoma y cre que hay que darlos "como positivo, ya que tan solo el 0,18 de explotaciones han resultado con algún animal positivo a la brucelosis bovina, lo que supone un porcentaje  ciertamente bajo, resaltando además el hecho de que cinco provincias (Segovia, Burgos, Soria, Valladolid y Zamora) cuentan con cero casos".

   Por lo que respecta a la tuberculosis bovina en la segunda revisión de este último año se ha reducido el índice de prevalencia hasta el 0,94, lo que supondrá que en el 2013 un 60% de explotaciones sólo tengan que hacer una vuelta de saneamiento, cinco puntos mejor que en el 2012.

   Otro dato muy interesante, en su opinión, es que se han analizado 1.950 ejemplares de jabalís, corzos y ciervos de los que 41 han dado positivo a estas enfermedades, lo que demuestra la interacción entre la fauna silvestre y la cabaña ganadera, y por lo tanto el foco de enfermedad que suponen en algunos casos estos animales.

   LA ALIANZA UPA-COAG ha aprovechado este encuentro para oponernos en firme a la propuesta de la vacunación contra la brucelosis, porque estos datos corroboran que no es necesaria su aplicación, y lo único que provocaría seria graves restricciones en el movimiento del manejo de los animales para pastar y para su comercialización.

   Además han trasladado la imperiosa necesidad de que el Gobierno regional adecue las rondas de saneamiento a épocas donde el manejo de animales sea más fácil, sobre todo en la ganadería extensiva de zonas más remotas con serias limitaciones geográficas para el ganadero.

  Otra demanda muy importante que han solicitado a los responsables de la Consejería de Agricultura y Ganadería es que se utilicen los municipios como unidad de actuación entre términos limítrofes, para que no se aplique un sobrecoste en las guías de movimiento pecuario a pastos y por lo tanto los ganaderos se ahorren importantes costes económicos.

ASAJA no lo ve nada claro

    Sin embargo, ASAJA en su propio comunicado no ha salido tan contenta, señalando que se ratifica una vez más su petición de que la totalidad de las actuaciones se lleven a cabo por veterinarios oficinales y no por empresas contratadas, ya que son los únicos que pueden garantizar imparcialidad en sus actuaciones, por no tener intereses económicos o laborales relacionados con la materia. ASAJA de Castilla y León exige así mismo que la Junta minimice los errores o falsos positivos que se pueden dar por las técnicas diagnósticas, y particularmente los resultados analíticos en el laboratorio, proporcionando a los ganaderos elementos de defensa para hacer valer sus intereses cuando hay dudas razonables.

   Además, ASAJA no comparte una campaña de saneamiento ganadero en la que lo único que se sanea son los animales domésticos y no la fauna salvaje que convive con ellos en los pastos, y que hoy es responsable de la mayoría de los contagios. La organización agraria denuncia que Medio Ambiente no colabora con Agricultura, y que es responsable de una sobrepoblación de especies cinegéticas que causan enormes daños, no sólo porque sean depredadoras algunas de ellas, sino de forma generalizada en los pastos, ya que propician el contagio y la difusión de enfermedades.

   ASAJA de Castilla y León no ve cambios significativos en los resultados de la campaña de saneamiento de 2012 y mucho menos garantías de que no puedan empeorar, dando pasos atrás, en los próximos años.

   Por eso ASAJA exige máximo rigor en la ejecución de los programas, revisión de las actuaciones que no den los resultados esperados y declaración de “zonas de especial incidencia” donde no haya avances significativos y sea aconsejable diseñar programas con medidas específicas más adaptadas a la realidad y las necesidades de cada territorio.

   ASAJA denuncia que la Junta incumple reiteradamente su compromiso de iniciar las actuaciones a principios de año, fecha que por razones zootécnicas y de manejo del ganado es la más propicia para las explotaciones extensivas en pastoreo. También, la Junta está retrasando las indemnizaciones más allá de los razonable, por lo que ASAJA le exige que los pagos no se demoren más de 30 días después de sacrificados los animales enfermos, así como que se tomen medidas para que los mataderos e intermediarios no se beneficien hasta el límite de la usura con la situación de unos ganaderos que se ven abocados a vender en un plazo corto y sometidos a determinadas condiciones.

   Por último destaca que la supresión de las ayudas de la Junta de Castilla y León a los seguros ganaderos ha supuesto una menor suscripción de pólizas contra las bajas por esta contingencia, lo que está llevando a las ganaderías, en el caso de vaciado sanitario, a una situación económica que hace muy difícil poder volver a reflotar la explotación.