El sector bodeguero europeo denuncia a la UE de imponer restricciones para producir vino

0
6

   Por ello, a través de esta carta abierta, se ha instado a la UE y a los reguladores nacionales a garantizar que el nuevo sistema de autorización de plantaciones "será sencillo, objetivo, no discriminatorio y orientado al mercado para alcanzar el objetivo fundamental de la PAC: el aumento de la competitividad del sector vitivinícola europeo, con el fin no perder cuota de mercado en el mercado mundial en un contexto de libre competencia internacional en aumento".

No comparten el limitar al 1% el crecimiento del viñedo

     En la carta, remitida al Comisario Europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, y a los ministros del ramo de la Unión, se señala que la limitación del crecimiento anual de viñedo de un 1% en la UE y en los Estados Miembros “no es suficiente para compensar la tendencia natural de la reducción de los viñedos, teniendo en cuenta la estructura y los datos demográficos del sector vitivinícola en Europa, que solo acelerarán esta tendencia”.

     Así, apunta que “incluso si el índice de crecimiento del 1% se aplicara enteramente sin restricciones, la disminución de la superficie de viñedo de la UE continuaría”.

     Asimismo, el CEEV recuerda en su carta que, recientemente, catorce Estados Miembros expresaron a través de una nota conjunta su posición a favor de un régimen más restrictivo, con el objetivo de imponer restricciones arbitrarias y discriminatorias a los derechos de plantación y, por tanto, a la producción de vino en Europa.

Un régimen más restrictivo que el anterior

    Y advierte: “En caso de que la Comisión siga estas peticiones, el nuevo régimen de plantación sería más restrictivo que el anterior, en clara contradicción con el espíritu y la letra de la reforma”.

     En este sentido, la patronal europea se opone firmemente a estas peticiones e insta a los Estados Miembros a reconsiderar sus peticiones, “impulsadas por el miedo, el egoísmo y el proteccionismo corporativista”, ya que este tipo de propuestas “no serán de ninguna ayuda” para el futuro del sector en Europa, uno de los más valiosos para la agricultura europea y el principal exportador”.