El sector de frutos secos teme una pérdida de renta por el recorte en la ayuda estatal

0
6

   Por parte de la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja), José María Alcácera ha afirmado que la prórroga de la ayuda es "bien recibida", ya que "con todos los recortes no teníamos la seguridad de que se mantuviese" y quitarla hubiese sido "muy, muy negativo para el sector".

   Alcácera ha añadido que los productores aún están pendientes de la decisión de algunas administraciones autonómicas sobre la continuidad de sus respectivas ayudas, como es el caso de Aragón.

   También ha apuntado que todavía no se ha abonado el importe de la ayuda nacional correspondiente a 2012, que el año pasado ya registró también retrasos.

   Desde Coag, el responsable técnico Álvaro Areta ha señalado que consideran "positivo" el mantenimiento de esta subvención, mientras que no se clarifique el nuevo sistema de ayudas de la nueva Política Agraria Común (PAC), aunque la cuantía sea "mejorable".

   Areta ha criticado la eliminación del apoyo adicional para los agricultores profesionales, que permitía complementar el importe hasta un máximo de unos 60 euros por hectárea.

   Desde la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), la responsable de frutos secos, Francisca Iglesias, ha valorado el mantenimiento de la ayuda, pero cree que "no es suficiente" ante el incremento "muy elevado" de los costes de producción, lo que hace que la rentabilidad para el "agricultor sea cada vez menor".

   A juicio de Iglesias, este "importante recorte" derivará en una reducción del cultivo y provocará "que se empobrezca el sector".

   En el caso de Andalucía, la ayuda autonómica para este cultivo ya se retiró en 2009, ha recordado.