El sector de la aceituna pide que la ley alimentaria no penalice al sector exportador

0
1

    En el día en el que el Pleno del Congreso de los Diputados acogerá los debates de totalidad de la iniciativa legislativa para la mejora de la cadena alimentaria, las aceituneras solicitarán garantías al Gobierno de que la nueva norma no impone "obstáculos" a sectores como el suyo, que deben competir con productores internacionales en los mercados mundiales.

     Asemesa ya planteó sus alegaciones al texto a través de patronal alimentaria de alimentación y bebidas FIAB, pero reconoce que "le preocupa" que la nueva norma no se adapte a las particularidades de estas industrias -que exportan el 65 % de su producción-, ni tenga en cuenta "nuestra realidad, que es el mercado mundial" más que el nacional, ha afirmado De Mora.

     En su opinión, este tipo de normativas legislativas están pensadas con "mentalidad local", cuando son las exportadoras las que "tiran ahora de la economía española hacia adelante".

     Según De Mora, en el texto de la futura ley "no hay nada, ni una mención a los sectores exportadores" y teme que la normativa derive en la imposición de códigos de buenas prácticas o tipos de contratos que frene la actividad empresarial.

      Mas aún en un momento complicado para la industria del aderezo porque, ha subrayado, la aceituna española exportó más en 2012, pero perdió cuota de mercado en los principales mercados mundiales y competitividad internacional.

     La ley se basa en un modelo mixto de regulación y autorregulación de relaciones comerciales entre agentes de la cadena alimentaria y en virtud de ella se crea el Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la contratación alimentaria que impulsarían el Ministerio y las organizaciones y asociaciones.

    En la reunión plantearán también que la aceituna de mesa se incluya en el futuro acuerdo de libre comercio que proyectan la Unión Europea (UE) y EEUU, con el objetivo de que se reduzcan o eliminen los aranceles y poder competir en condiciones de igualdad con otros países que ya tienen esas facilidades de acceso, como Marruecos.

     En volumen, EEUU representa el 22-23 % de las exportaciones de aceitunas de mesa españolas, con 71.000 toneladas en 2012, lo que le convierte en el principal cliente, según De Mora.

     Por zonas geográficas, la UE absorbe el 40 % de las ventas exteriores de las 80 compañías exportadoras españolas; el área EEUU-Canadá y Puerto Rico, un 26,5 %; Rusia y Europa del Este, el 13,6 %; los países árabes, el 6,8 %; Centro y Sudamérica, el 6,7 %; y "otros" destinos, el 7,3 %, de acuerdo con los datos de Asemesa.

     La facturación del sector de la aceituna española sumó 630,6 millones de euros en 2012, un 5,38 % más respecto a 2011, cuando las ventas ascendieron a 598,4 millones.