El sector del Cereal de Invierno analiza los nuevos cultivos y variedades en Sábada

0
9

     Miguel Gutiérrez, coordinador de la Jornada y jefe de la Unidad de Tecnología Vegetal del Gobierno de Aragón, afirmaó en el acto que “todos debemos ser actores del proceso de transferencia del conocimiento: Administración, técnicos, cooperativas, agricultores,…”. De igual forma invito a las cooperativas y a los agricultores a que “sean activos, en el sentido de que soliciten información, que pidan que se investigue e, incluso, digan en qué materias se debe investigar”.

    Esther Herradón, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, hablaba del Registro de Variedades Comerciales, explicó el proceso que se sigue con las nuevas variedades que pretenden inscribir las empresas en el Registro, reconociendo que en los últimos años ha crecido el número de solicitudes, alcanzándose la cifra de 361 en la campaña 2013-2014; e incidió en la importancia de que las empresas se estén tomando en serio esta cuestión. Se pone de manifiesto al observar que hasta 2004 el número de solicitudes rechazadas era mayor al de variedades inscritas; en cambio, a partir de 2005 ha ocurrido lo contrario.

Importancia de la certificación de las semillas

     Emilio Betrán, del Centro de Sanidad y Certificación Vegetal del Gobierno de Aragón, explicaba el proceso de certificación de semillas, y valoraba la importancia de apostar por semillas certificadas, ya que “son un producto de calidad que ofrece homogeneidad en el cultivo, control de malas hierbas, y resistencia a plagas y enfermedades”.

    Así aseguró que “hay que creer en la semilla certificada porque es el proceso agroindustrial que más controles administrativos tiene; es una garantía para los agricultores porque el Gobierno de Aragón se cuida muy mucho de poner su sello en una semilla si no se superan todos los controles”.

     Los agricultores participantes en esta Jornada de Transferencia pudieron conocer la evolución que han tenido los cultivos y variedades en las distintas estaciones experimentales. Allí conocían rendimientos y sanidad vegetal de trigos (blando y duro), cebadas y cebadas malteras, triticale, centeno híbrido y avena.

    También despertó enorme interés las explicaciones sobre cultivos alternativos a los cereales de invierno y sobre nuevos cultivos. En este apartado hay que citar las nuevas variedades de guisante, la camelina, el tritordeum y la espelta.

Lobón: "El futuro del campo aragonés pasa por la innovación"

    El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Modesto Lobón, fue el encargado de inaugurar la Jornada de Transferencia en Cereal de Invierno en Aragón. El consejero era claro al afirmar que “el futuro del campo aragonés pasa por la investigación y la innovación”.

    Reflexionaba sobre la tradición de relacionar investigación con ámbitos “más vanguardistas”, dejando a un lado al sector primario; frente a ello, defendía que el campo debe reivindicar una apuesta clara por la investigación.

    Modesto Lobón recalcó que Aragón tiene mucho potencial en Investigación + Desarrollo + innovación. Y recordaba que Aragón es una potencia agraria, añadiendo que “todavía lo va a ser más gracias a las investigaciones en esta materia”.

    En el acto de inauguración de esta Jornada autonómica intervenían también el alcalde de Sádaba, Miguel Ángel Pérez; y el presidente de la Cooperativa San José (de esta localidad), Manuel Navarro.

     Manuel Navarro apuntaó que las cooperativas “debemos ser correa de transmisión de las investigaciones agrarias”. Dice que “la mejora vegetal es esencial para una agricultura más competitiva, es decir, una agricultura más productiva, con una mejor sanidad vegetal,…”. Concluía: “De lo que se trata, en definitiva, es de tener mejores cosechas”.

      Esta Jornada era organizada por el Gobierno de Aragón, en el marco del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER). Contaba con la colaboración de las Cooperativas San José, Virgen de la Oliva, San Miguel y Nuestra Señora del Rosario (todas ellas de las Cinco Villas). También se contaba con la colaboración del Grupo para la Evaluación de Nuevas Variedades de Cultivos Extensivos de España (GENVCE).