El sector denuncia y rechaza el aumento del contingente de importación de ajo chino

0
6

    En concreto este Acuerdo se ha adoptado como compensación por la adhesión a la UE en el año 2007 de Bulgaria y Rumanía, lo que en la práctica supone un aumento del 21% con respecto al total del contingente existente de 58.870 toneladas y un 36% más con respecto al contingente de 33.700 toneladas asignadas a China. El acuerdo además no guarda unos mínimos criterios de proporcionalidad teniendo en cuenta, por ejemplo, que la población de ambos países representa el 6% del total de la UE de 495 millones de habitantes. 

Indignación por un acuerdo "disparatado y carente de lógica"

   Esta medida es recibida por los profesionales ajeros españoles con indignación y descontento, no sólo por haber sido negociada sin tener en cuenta los intereses de nuestro país, sino por considerarla “carente de toda lógica” y “disparatada”, además de ser una medida que lesionará gravemente los intereses socio-económicos de esta producción y comercio, representativos de determinados territorios de la Unión y, por ello, una amenaza para su continuidad.

    Ambas asociaciones profesionales señalan que durante el periodo de referencia de los años 2002-2004 utilizado para el cálculo de las cantidades de compensación, se observa un incremento anormal de las importaciones de ajo de Bulgaria y Rumanía desde China. Esto es entendido por el sector “como una maniobra para inflarlas artificialmente y así poder disponer posteriormente de una cantidad de referencia alta de acceso al contingente”.

     Se da la circunstancia de que tras la adhesión de estos dos países a la UE, producida en 2007, desaparecen estos flujos y desviaciones de comercio normalizándose las cantidades de importación que vuelven a las cifras de 2001. En ambos países, las importaciones medias registradas en los cuatro años anteriores inmediatos a la adhesión suponen un 300% más del volumen normal de importación.

La importación llega al final de la campaña y con unos precios muy bajos

    Los profesionales ajeros españoles afirman no poder entender “que el acuerdo alcanzado no tenga vuelta atrás e irremediablemente se incremente el contingente de importaciones de ajo”, en una campaña de comercialización como la actual, con precios en origen extremadamente bajos y que, a pocas semanas de su finalización, presenta un volumen de existencias preocupante.

    Por todo ello el sector manifiesta reiteradamente su queja y rotundo rechazo por la forma y operativa seguidas en esta negociación, “que no ha tenido en cuenta los legítimos intereses de los profesionales europeos”.

     Además, el sector hace una llamada de atención a posibles pactos y acuerdos que se puedan plantear en el futuro como consecuencia de nuevas adhesiones de estados a la UE, como es el caso de Croacia. En este sentido el sector demanda que se tenga en cuenta su opinión.