El sector lácteo también deja oír su voz ante el veto ruso y augura graves consecuencias

0
2

      Así, la European Milk Board ha dejado claro que "los productores de leche en Europa están muy preocupados por esta prohibición de las importaciones. A medida que la industria lechera se ha ido orientando cada vez más hacia la liberalización, las exportaciones y al aumento de volúmenes, este tipo de situaciones siempre planteará importantes problemas ", según su presidente, Romuald Schaber. "Los productores de leche no cuentan con los mecanismos que les permitan reaccionar a los cambios en la demanda del mercado", continúa Schaber.

      Los cortes de exportación provocados por Rusia significan una caída significativa de la demanda. Si esta situación continúa durante algún tiempo y no hay alternativas, esto podría tener consecuencias de largo alcance para la producción de leche. Pues a esa bajada de la demanda se va a unir un incremento de la oferta como consecuencia de la aboliación de las cuotas lecheras, que hasta ahora han limitado la producción. Todo esto, según la EMB, ejercerá una presión a la baja sobre los precios al ganadero.

      Por eso, la situación actual de la prohibición rusa de las importaciones hace que sea muy claro que la UE "necesita instrumentos de mercado para evitar este tipo de crisis". En este sentido, la European Milk Board recomienda un instrumento de regulación de la oferta que pueden reducir la producción en momentos críticos y detener la caída de precios en picado.

Sin precios en julio y temor por las consecuencias en España

      A nivel nacional, las cosas tampoco están más tranquilas. Y un buen ejemplo es que es que muchos ganaderos todavía no saben a qué precio les van a pagar la leche entregada en julio. Las industrias no les han adelantado nada todavía. Sobre los precios a recibir, según los ultimos datos, los que más cobran son los grandes productores que venden a Nestlé, que perciben 36,5 céntimos el kilo con calidades medias. El nivel más bajo se sitúa ya en los 33,5 céntimos, aunque son casos raros. Lo normal para los pequeños en quedarse en 34 y la cotización más habitual es del 35 con calidades medias. Algo más, 0,02 euros a mayores, perciben los que producen leches enriquecidas con omega 3 o los que comercializan la variedad natura.

      Por su parte, el coordinador de sectores ganaderos de la Federación Rural Galega (FRUGA), Elías Somoza, ha alertado de que el veto de Rusia puede contribuir a una mayor bajada de los precios de la leche en Galicia.

   Somoza constata que "había mucha exportación desde Galicia de productos elaborados". "Aunque no partieran directamente de aquí, sí que partían de otros estados y ahora esos estados van a intentar colar aquí sus excedentes", ha advertido. Por consiguiente, interpreta que esto "puede contribuir a una nueva bajada de los precios de los productos lácteos" que se aplican en la Comunidad gallega.