Las organizaciones y cooperativas agrarias han respirado con el nombramiento del nuevo ministro de Agricultura, Luis Planas, y han valorado su designación por su conocimiento del sector agrícola y de las instituciones europeas, según han asegurado en declaraciones a Efeagro.

El director general de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Agustín Herrero, ha expresado su “satisfacción” por el nombramiento de Luis Planas, porque su experiencia en el sector “tranquiliza”, ya que “cogerá el hilo rápidamente”.

Herrero ha mostrado una opinión favorable hacia el nuevo ministro, del que asegura que levanta buenas expectativas, pues fue consejero del ramo en Andalucía, donde dejó “un recuerdo grato a las cooperativas”, y conoce Bruselas “ampliamente”.

“Conoce perfectamente” el sector agrario, pero ya le piden que se reúna con todo el sector para ver qué políticas aplicará

Ha valorado el perfil de Planas para la defensa del sector agroalimentario “de mucho peso en la economía nacional” ante retos importantes, especialmente en el ámbito de la Unión Europea (UE).

En ese sentido, ha citado la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), las propuestas sobre el futuro del presupuesto comunitario y la directiva en tramitación para regular las prácticas comerciales desleales.

Por su parte, el presidente de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja), Pedro Barato, ha incidido también en que Luis Planas “conoce perfectamente” el sector agrario.

Barato ha subrayado el “bagaje internacional” del nuevo ministro, dentro del cual ha destacado su experiencia como embajador español en Marruecos.

Ha añadido que, en su puesto de consejero de Agricultura de Andalucía demostró ser un hombre que “entendió” el sector agroalimentario.

El presidente de Asaja ha confiado en sus éxitos, “que serán los éxitos del campo”.

Desde COAG, su secretario general, Miguel Blanco, han hecho hincapié en el conocimiento del nuevo ministro -“perfectamente y a fondo”- del sector agrario y de las instituciones europeas.

Respecto a su puesto como embajador de España en Marruecos, ha remarcado que por tanto “conoce un país con el que hay relaciones comerciales y de vecindad importantes”.

Ha manifestado su esperanza de que se reúna con las organizaciones agrarias y presente “sus propuestas políticas, muy en particular respecto a la reforma de la PAC”.

Otros asuntos que tendrá que afrontar, según Blanco, son la revisión de la política de seguros agrarios, la modernización del regadío y la mejora de la Ley de la cadena alimentaria.

Confían en que que Planas sea “dialogante” y la ponen deberes para que comience a trabajar

En una línea parecida se ha expresado el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, quien también ha valorado su experiencia y ha afirmado que “está preparado” para “gestionar y negociar” en la Unión Europea.

Ramos espera que Planas sea “dialogante” y que “tenga en cuenta” a las organizaciones agrarias a la hora de tomar las decisiones oportunas en la reforma de la PAC, que aún “está bastante abierta”.

Entre otro retos, aparte de esa negociación de la futura política agraria comunitaria post 2020, desde UPA le piden que “le dé una vuelta” a la Ley de mejora del funcionamiento de la cadena alimentaria, que en su opinión “no está dando los resultados esperados”.

Al igual que Blanco, le ha pedido que, una vez reciba su cartera ministerial, convoque una reunión del comité asesor agrario en el que están representadas todas las organizaciones agrarias.

Por su parte, desde la Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, ante el nombramiento de Luis Planas le traslada su enhorabuena y desea que se ponga en marcha cuanto antes para que avance en los temas que se dejó en el tintero la ministra saliente y otros que a juicio de la organización son muy necesarios y la ya ex – ministra  no quiso abordar.

La organización agraria valora la trayectoria del nuevo ministro ya que cuenta con experiencia de gestor en el sector agroalimentario, al haber sido consejero de la Junta de Andalucía y espera que su trabajo en la Unión Europea también le ayude a  negociar la futura PAC, de la que depende el 30% de la renta de agricultores y ganaderos españoles, así como elaborar un plan nacional que corrija las deficiencias y desequilibrios constatados en la aplicación de la PAC vigente.

En este sentido, la organización insiste en rechazar los importantes recortes planteados con la salida del Reino Unido y el desplazamiento de la atención hacia políticas restrictivas de tipo agroambiental sin ningún tipo de contrapartida o ayuda, a la vez que se potencian tratados con países terceros que facilitan la competencia desleal de productos importados que no cumplen los mismos requisitos que los europeos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here