El Senado respalda más promoción y soluciones al sector ovino y caprino

0
17

    Así, la moción popular, que fue aprobada en pleno, insta al Gobierno a continuar realizando campañas de promoción e información sobre el ovino y el caprino, que “mejoren el conocimiento del sector”, e incentiven el consumo en el mercado nacional y exterior.

Un consumo de menos de dos kilos por persona al año

   Uno de los argumentos esgrimidos por Cotillas para defender la iniciativa fue precisamente el descenso experimentado en los últimos años en el consumo de carne de oveja y cabra, a pesar de ser de “magnífica calidad y estar presente en las principales fiestas de nuestros pueblos y ciudades”, al pasar de tres kilos por habitante en 2005 a 1,9 en 2012. Una reducción que también afecta a la leche, de la que se elaboran, según dijo, “los mejores quesos del mundo”

   Asimismo, insta a aprovechar, dentro del contexto de la reforma de la PAC, todas las medidas encaminadas a favorecer la concentración de la oferta y a reforzar el papel de los productores con el objetivo de priorizar la importancia que la cabaña nacional de ovino y caprino tiene en la vertebración del territorio, aprovechamiento de los recursos naturales y el mantenimiento del tejido natural.

   El senador castellano-manchego incidió en que las cabañas de ovino y caprino se implantan en su 80 por ciento en zonas desfavorecidas, contribuyen a fijar población en estas zonas y facilitan, de manera muy significativa, el cuidado medioambiental, y contribuyen a garantizar la biodiversidad y a mantener el monte, entre otros aspectos.

   El tercer aspecto al que se refiere la moción popular propugna por impulsar la internacionalización de los productos del ovino y caprino, así como fomentar la innovación con el objetivo de incrementar la competitividad del sector.

El aumento del coste de producción hace al sector poco atractivo

   Para el portavoz de Agricultura del GPP en el Senado el incremento en el coste de producción, fundamentalmente por la subida del cereal, la reducción de márgenes y la falta de rentabilidad de las explotaciones son algunos de los factores que hacen que este tipo de ganadería “resulte poco atractiva para los más jóvenes”, perjudicando, consecuentemente, la renovación generacional en las explotaciones.

   En su opinión, hay que aportar soluciones que eviten, por ejemplo, que la cabaña de ovino descendiera en un 17 por ciento en el período 2009-2012, fundamentalmente en las CCAA de Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla-León, Extremadura y Andalucía; y en lo que respecta al caprino, bajara en un 10 por ciento, siendo Extremadura y Canarias las comunidades más afectadas.