El temporal "deja frío" al campo y se ensaña con las alcachofas y los invernaderos de El Ejido

0
20

    Por su parte, lluvias de 90 litros por metro cuadrado han provocado que algunos invernaderos estén "con medio metro de agua", por lo que habrá que esperar para ver cómo incide en las plantas.

     Actualmente, esta zona almeriense estaba en plena producción de pimiento, pepino o calabacín y, en menor medida, berenjena y tomate con destino principalmente a la exportación, según detalla Góngora, que no prevé en cambio un encarecimiento de precios al consumidor.

     De hecho, en la zona afectada hay más de 2.000 hectáreas de invernaderos -y más de 30.000 hectáreas en toda la provincia de Almería-, que permitirán suministrar los pedidos con normalidad.

Por su parte, UPA cifra en más de un centenar las hectáreas de invernaderos de pimientos afectadas por las graves granizadas de la pasada noche en Almería y las pérdidas podrían alcanzar los 15 millones de euros sólo en estructuras -falta por valorar los daños en las producciones-, especialmente en San Agustín, donde 50 hectáreas e invernaderos han quedado "totalmente destrozados".

     "Alrededor del 50 % de las hectáreas afectadas están aseguradas para los daños causados en las estructuras, si bien, en el caso de las producciones, es otro cantar", ha explicado a Efeagro Roque García, el secretario de Organización de UPA Almería, en referencia al bajo grado de aseguramiento de las producciones. "Las pérdidas serán muy altas", ha precisado García.

      ASAJA Almería apuntaba que muchos agricultores quedaron bloqueados en sus fincas y hubo que ir con vehículos todoterreno a por ellos y otros quedaron sin salida por las grandes balsas y corrientes de agua que se formaron en caminos y vías principales.

     La organización ha pedido a sus agricultores que le informen de los daños, para comunicarlos a su vez a la Junta andaluza.

La alcachofa, la más dañada en Murcia, aunque la mayoría está asegurada


     En Murcia, desde finales de diciembre, cuando se produjeron "heladas negras", con temperaturas de hasta -6 grados, la alcachofa se ha visto muy afectada en la comarca del Guadalentín (Lorca) y hay fincas que han perdido entre el 90 y el cien por cien de la producción, según refieren los peritos, aunque la mayoría de estas explotaciones estaban cubiertas por una línea del seguro agrario.

     Las plantas podrán recuperarse y volver a dar cosechas de esta hortaliza en marzo o abril, por lo que no habrá desabastecimiento de los mercados, según el presidente de COAG Murcia, Miguel Padilla.

     En el Campo de Cartagena y algunas zonas del Guadalentín que no han sido afectadas por heladas se sigue recogiendo alcachofa con normalidad, aunque eso sí, con repunte de los precios, añade.

     El gerente de una de las mayores cooperativas lorquinas, Alimer, Jesús Abenza, calcula que habrá una merma del 15 % en los kilos de alcachofa obtenidos este año por las heladas en la Región de Murcia.

     Entre el 70 y el 80 % de las producciones tendrán que dirigirse a la industria esta campaña y no podrán comercializarse en fresco. En el Valle del Guadalentín, el área más afectada, la caída en producción (kilos) podría oscilar entre el 20 y el 25 %, apostilla.

     Desde Proexport (Murcia) han apuntado el retraso vegetativo que hay en los cultivos de lechuga y brócoli, mientras que desde el sector cooperativo avisan de pérdidas en cantidad y en calidad.

Nieve aceptada con normalidad en el resto de España


     Más positivas han sido las nevadas en amplias áreas de España, donde ven con absoluta normalidad estas precipitaciones, que en líneas generales sientan bien a cultivos, acuíferos y pastos.

     "Hay pueblos con medio metro de nieve", asevera el secretario general de UCA-UPA Asturias, Joaquín López, aunque en estas latitudes están acostumbrados y no augura mayores problemas.

     Eso sí, los ganaderos han tenido que apresurarse a encerrar en los establos a los animales que quedaban dispersos en el campo, y no podrán pastar ya, por lo que se tendrá que recurrir a piensos y forrajes para comer, con el consiguiente coste de alimentación.

(Foto: ASAJA)