El vino de Jerez frena a la mitad su caída, mientras el vinagre bate el record de ventas

0
7

      La conmemoración de la Ciudad Europea del Vino no ha logrado poner freno a la caída de ventas, pero si ha hecho con el nombre del jerez vuelva a sonar con fuerza. Los vinos jerezanos recuperan su prestigio y las bodegas, que días atrás aprobaron duplicar su aportación para la promoción genérica, son testigos del interés que despierta en los principales mercados del vino del mundo, donde prescriptores y medios de comunicación descubren los caldos jerezanos a un nuevo tipo de consumidor, el que se decanta más bien por los tipos secos y entiende que los jereces pueden acompañar una comida completa, desde los entrantes hasta los postres, versatilidad de la que pocos vinos pueden presumir, como señala Angel Espejo en diariodejerez.es

    La caída en picado de la última década, en la que las ventas se han reducido a casi la mitad, obedece al descenso vertiginoso en los mercados tradicionales del jerez, a los que corresponde el perfil de los consumidores de avanzada edad muy apegados a los vinos dulces, un segmento donde difícilmente se recuperarán las ventas.

Más daño en las exportaciones y menor efecto a nivel nacional

    De vuelta a los datos del cierre del año, la caída hasta diciembre se concentra en las exportaciones, que pierden por encima del 6,3% y bajan hasta los 25,1 millones de litros -millón y medio largo de litros menos que en 2013-. España, por contra, despide el año con un ligero descenso del 1% y cerca de 11,5 millones de litros, que lo consolidan como el principal mercado del jerez.

    El mayor bocado a las ventas llega desde el Reino Unido, curiosamente, uno de los mercados donde el jerez está más en boga por el tirón de los ‘Sherry Bars’, pero en el que se deja un 7% de las ventas, que se reducen hasta los 10 millones.

    La caída en Holanda, el segundo de los mercados exteriores del jerez con un volumen de 6,3 millones de litros, se modera al 1,3%, no así en Alemania, el tercer destino en liza hacia el que salieron 3,3 millones de litros, que cede cerca del 7%. En el resto de Europa, con un volumen de casi 2,8 millones de litros, el jerez se desploma por encima del 14%.

    En el continente americano, el vino de Jerez se mantiene por encima de los dos millones de litros comercializados tras una caída del 2,5%. Estados Unidos, la gran esperanza del jerez, baja ligeramente del millón y medio de litros y pierde el 2,76%.

    El volumen de las salidas de vino de Jerez hacia el continente asiático sigue siendo poco significativo aún, ya que apenas suponen 250.000 litros tras la pérdida de casi un 20%. Dentro del mercado asiático, Japón acapara algo más de la mitad de las ventas con 137.000 litros y un 37% menos que en el año anterior, mientras que en el resto de Asia, el repunte supera el 2.000% para rozar los 115.000 litros, tantos como se vendieron en 2012.

El viagre bate records, aunque el granel se ‘come’ al embotellado

      Por su parte, el Vinagre de Jerez se salió en 2014, año que despide con un incremento del 21% y 4,8 millones de litros vendidos, su nuevo récord anual tras los 4,6 millones que se alcanzaron en 2007, en los prolegómenos de la crisis. Pero hay otra lectura de las estadísticas que elabora el Consejo, y es que el fuerte crecimiento de las ventas del condimento jerezano se debe al aumento de las salidas a granel, las que menos valor añadido generan frente al vinagre que se embotella en origen, que pierde peso en las ventas.

    El repunte del granel roza el 35%, que se traduce en 3,6 millones de litros vendidos -un millón más que en 2013-. Un tercio de este volumen, cerca de 1,3 millones de litros, se quedó dentro de las fronteras españolas, donde el condimento registra una subida del 118%. El incremento de las exportaciones, mucho más moderado, se quedó en el 11%, con 2,3 millones de litros.

   El vinagre embotellado sufrió las consecuencias del repunte del granel y se deja un 6,7%, para bajar de los 1,2 millones de litros. El tipo básico (640.000 litros) y el gran reserva (1.565 litros) pierden un 22 y un 14%, respectivamente, mientras que el reserva remonta un 23%, para superar el medio millón de litros en ventas.