El volumen de negocio de la agricultura ecológica gallega subió 3,8 % en 2012

0
6

EFE.- Así lo ha asegurado a Efeagro el director técnico del Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica de Galicia (Craega), Ernesto Sánchez, quien ha destacado que, aunque la superficie de agricultura ecológica inscrita apenas ha variado, con 15.242 hectáreas, es interesante el aumento del 3,6 % del número de operadores bio.

En la actualidad, según la Memoria 2012 del Craega, hay 607 operadores, de los que 491 son productores y 116 elaboradores y comercializadores.

Porcentualmente destaca el repunte de los operadores relacionados con la transformación y la venta, con el 13,73 % más, al pasar de los 102 de 2011 a los 116 del pasado año.

Es un dato a tener en cuenta, según Sánchez, porque es una muestra de la buena evolución de la actividad económica del producto biológico, que incrementa su presencia en el punto de venta final.

Los productos ecológicos con mayor demanda continúan siendo los del sector lácteo y derivados, con una facturación de 9,4 millones de euros el pasado año (+6,1 %); las conservas de pescado, con 2,4 millones de euros (11,29 %); y los piensos y alimentación animal, con 1,4 millones de euros (+36,92 %).

Sánchez ha precisado que la ganadería, en general, tiene una gran relevancia en la producción orgánica gallega, pero que además del lácteo "en el que somos referente nacional", destaca la avicultura de carne y de puesta (huevos), así como la apicultura, donde "también tenemos un peso específico".

En acuicultura ecológica, ha avanzado que a lo largo de este año se materializará algún proyecto más de producción pesquera de agua dulce bio.

Por otro lado, y aunque el peso del sector hortofrutícola en el total es menor, "su comercialización funciona muy bien en circuitos cortos y en los negocios de proximidad, que sigue aumentando; no como los productos ganaderos, pero es un segmento visible que continúa con buena salud" en 2012.

Respecto a los más de 15.000 hectáreas de producción ecológica inscritas, más del 83 % de la superficie total se correspondió a pastos, praderas y forrajes (fundamental para la actividad ganadera), el 11,5 % de cultivos permanentes y el 1,32 % como cultivos de tierras arables.